¿Te cuesta trabajo manejar tus emociones? Un experto nos dice cómo lograrlo

Aprender a manejar nuestras emociones no siempre es sencillo, y más si son aquellas como el miedo, la ira, la ansiedad, etc., ya que desafortunadamente, no se habla mucho al respecto y, la mayoría de las personas prefiere evadirlas antes que enfrentarlas. Para que poco a poco vayas cuidando tu salud emocional, Antonio Gallego, experto en Mindfulness para Petit BamBou, nos dice cómo manejar nuestras emociones más difíciles.

“Una emoción difícil es una emoción, como cualquier otra. El calificativo de difícil viene de nuestra falta de “práctica” a la hora de saber cómo entenderlas y gestionarlas. El haber desplazado el mundo emocional en nuestro estilo de vida actual nos ha privado de tener una buena relación con nuestras éstas, especialmente cuando lo que prima es la imagen de Superman o Superwoman: estoy bien, puedo con todo, sonrío aunque esté roto por dentro, llorar es malo, el miedo es de cobardes…”, comenta el experto.

Lo cierto es que de acuerdo con los especialistas, contener cualquier tipo de emoción nos lleva a sentirlas con mayor intensidad, “se rompe el dique y salen con más fuerza, por lo que nos preocupamos más en esconderlas y entramos en un círculo vicioso de emoción y falta de recursos para gestionarla que va creciendo, causándonos un gran malestar y agotamiento físico y mental. Desde ese malestar e incomodidad, etiquetamos a la emoción como difícil, pese a que el problema no tanto es la emoción sino nuestra respuesta ante ella”, agrega Antonio.

Foto: Unsplash.

Por ello, es importante poner en práctica las siguientes recomendaciones para que de esta manera, aprendas a expresarlas y poco a poco vaya mejorando tu salud emocional. ¡Toma nota!

1. Busca un lugar cómodo para sentarte o tumbarte.

2. Realiza inspiraciones y espiraciones abdominales con los ojos cerrados, pero dejando que la respiración sea natural.

3. Lleva la atención a las partes del cuerpo que se han activado con la emoción que estás sintiendo.

4. Identifica las características de tus pensamientos: tono, velocidad, expectativas…

5. Observa si… …todo eso que estás pensando se corresponde con la realidad.
…reconoces la emoción que está habitando en tu interior.
…sabes expresar esa emoción: “Ahora me siento… porque…”.
…te permites vivir esa emoción, sin huir de ella y sin “etiquetarte” en base a la emoción.

6. Según vayas dejando espacio a la emoción, con cada espiración ve desactivando (aliviando) las partes del cuerpo que notabas como activas por la emoción.

7. Da las gracias a la emoción por haber aparecido, traído su mensaje y déjala ir para seguir adelante.

Te recomendamos hacer este ejercicio, no sólo cuando estés abrumado, sino las veces que puedas para que puedes conectar con tus emociones y contigo mismo, y de esta manera comiences a cuidar tu salud emocional.

Go Viral