Desmentimos 6 mitos sobre los antojos, comer por ansiedad y las dietas

“Comer sin saber si tengo hambre, seguir mis antojos, culpar a la ansiedad de mis snacks y no entender al cien las dietas era mi pasión”.

Mi relación con la comida siempre a sido medianamente complicada, de pequeña terminarme un plato entero a la hora de la comida parecía un verdadero reto, a menos que éste tuviera un postre -como esa promesa de luz al final del túnel-. Cuando crecí y me mudé para ir a la universidad aprendí el valor de la comida hecha en casa y malbaraté mi súper a cambio de “gastar menos” para ir al final de la semana por algo a Zara.

Cuando me mudé nuevamente, ahora para ejercer mi primer trabajo, aprendí que el estrés, las jornadas de un periódico y desvelarme fueron importantes elementos en la fórmula para crear un “principio de úlcera gástrica” como lo llamó el doctor. Siempre he sido muy delgada y por lo mismo no me limitaba en la comida chatarra, en cualquier nuevo espacio o grupo de amigos soy esa que siempre trae dulces en la bolsa, snacks en su escritorio, habla por horas de sus antojos y tiene la mejor recomendación para restaurantes por visitar. Pero un corazón roto, terapia y la cuarentena definitivamente cambiaron la manera en la que me percibo, percibo la comida, selecciono mi comida y por fin, tuve un verdadero acercamiento al poder del comfort food que sí nutre.

Es por esto que con muchas dudas sobre antojos, dietas restrictivas y ansiedad me acerqué a una experta que admiro mucho, Victoria Lozada autora de varios libros, dedica su plataforma enteramente a la educación sobre la alimentación un meme a la vez (y un episodio de podcast a la vez).

¿Cuál es el mito (en cuanto a dieta/alimentación) más común que deberíamos erradicar de nuestros hábitos?

El más común que he escuchado es el que las dietas restrictivas funcionan. Ya sabemos científicamente que el 95% de las dietas fracasan porque no son
sostenibles a largo plazo, generan ansiedad, problemas metabólicos, y mucha frustración, obsesión, vergüenza y miedo.

¿Cómo podemos hacer mejores elecciones de comida si nos estamos sintiendo estresados o ansiosos durante la cuarentena y el inicio de actividades?

Lo mejor es escuchar esas emociones o sentimientos, reconocerlos, aceptarlos, y proceder a comer con consciencia. Es difícil saber si tenemos hambre, si estamos satisfechos, o si queremos repetir un plato, pero mientras más conectemos con lo que nuestro cuerpo nos pide (sea lo que sea eso), y honramos nuestras sensaciones, más cerca de realizar decisiones más nutritivas estamos.

¿Cómo puedo escuchar mis antojos sin caer en malos hábitos?

Una de las herramientas que más uso es la escala del hambre. Al sentarnos a comer, pensamos o escribimos cuánta hambre tenemos, procedemos a comer, saboreando lo que sea que estemos comiendo. Cómo sabe, si está frío o caliente, qué textura tiene, etc. Y al finalizar, nos volvemos a preguntar cómo quedamos. Cada vez que podamos hacer esto, estamos escuchando nuestras necesidades corporales, es vital confiar en nuestro cuerpo.

¿Cómo puedo identificar que estoy siendo víctima de la cultura de las dietas
vs. cambios saludables en mi dieta actual?

Lo más clave es: sentir que tienes que ser delgada cueste lo que cueste, mediante el sufrimiento, el no comer suficiente, y sobre todo, siguiendo reglas que la cultura de dieta te impone, sin saber absolutamente nada sobre las señales de hambre y saciedad que tu cuerpo te indica. También muy clave es sentirse perdida, sin saber exactamente cuánto comer, cómo y qué.

¿Cuál sería un consejo que crees que deberíamos poner en práctica para
iniciar nuestro camino a una dieta plant based?

Además de saber que es importante suplementarse con vitamina b12, mi mayor consejo es empezar porque quieres, porque está en armonía con tus principios, y porque se siente coherente contigo. Sea lo que sea que eso signifique para ti. Si es reducir lácteos bien, si es hacer alimentación vegana bien también, por algo se empieza.

¿Podrías platicarnos más sobre tu visión acerca del ‘fuck perfeccionismo’?

El perfeccionismo, por muchos beneficios que pueda tener a veces, paraliza, y no deja vivir de forma flexible e intuitiva. Además, en alimentación y cuerpo, no existe la perfección (bueno, en casi ningún ámbito de la vida jaja), y buscar eso, es busca algo idealizado y que no existe como tal. Lo perfecto depende para cada quien, y en qué momento estemos hablando.

Sobre Victoria Lozada

  • Victoria Lozada es dietista nutricionista graduada en la UCV, con máster en TCA y Obesidad, en la Universidad Europea de Madrid. Es también experta en nutrición vegetariana y vegana.
  • Además de dedicarse a la divulgación, como parte de ello, es autora de 3 libros: “La buena Nutrición”, “Todos a la mesa” y “Por qué comes como comes”. Se dedica a la consulta nutricional en Diet Free Republic, y tiene un podcast y cursos para profesionales, estudiantes y público general, en Esto Es nutrición.
  • Su motivación: Lo que más me ha motivado siempre es acercar la nutrición a todos. Desmitificar, divulgar e informar en una época donde hay demasiada información y demasiados mitos alrededor de la nutrición. Además, siempre he querido transmitir la nutrición de una forma simple y sin obsesión.
  • Sobre sus cursos: Nuestros cursos son especiales porque están básicamente hechos a mano. Grabamos, diseñamos, y crema las diapositivas y materiales con todo lo que hemos aprendido en consulta durante casi 8 años, junto con nuevos conocimientos, actualizaciones, agregando ese toque de no obsesión y 0 perfeccionismo que nos caracteriza.
  • Sus redes: @estoesnutricion, @nutritionitsthenewblack y http://nutritionisthenewblack.com/

Go Viral