Priscila Cano hizo de su pasión por la moda y las piezas, una carrera

Priscila Cano es una mujer observadora y consistente. Su trabajo se basa en
seleccionar piezas de ropa, calzado, accesorios y crear un look, un
estilo. Suena sencillo, pero es una labor titánica. Uno de sus
propósitos es quitar el estigma de que esta labor es superficial y que
sea tan visible como cualquier otra carrera. Probablemente una de
las producciones que más ha resonado es la que realizó con
Belinda, para una revista independiente, además de otras diversas publicaciones.

¿Cuál es la historia que cuentas de ti? ¿Cómo te describes a ti misma? 

Me describo como una persona reservada, a veces tímida pero muy observadora a detalles, desde pequeña he sido así, de alguna forma me gusta mucho no haber cambiado mi esencia desde que era niña porque me he dado cuenta que observando se pueden aprender muchas cosas. Mis papás siempre dicen que desde niña agarraba las revistas y las hojeaba, quizá ya era mi destino ser lo que soy ahora pero en ese entonces no lo sabía. Desde adolescente me hacia la pregunta que a que me dedicaría en el futuro y tenía esa falsa meta de triunfar antes de cierta edad, conforme iba creciendo aprendí que no debía ser tan dura conmigo y que el triunfo no siempre se mide con reconocimientos, todo tiene su tiempo.

¿Cómo llegaste a donde estás ahora, profesionalmente? 

Todo empezó con un blog en el que una amiga me invito a colaborar, siempre me llamo la atención la moda y estaba feliz de enfocar mi energía en buscar cosas referentes a ello, tumblr fue mi máximo aliado para buscar inspiración. Empezamos escribiendo artículos pero sinceramente la escritura nunca fue lo mío, posteriormente descubrí lo que hacían los estilistas de moda pero no tenía idea de como entrar a este mundo, así que empece a seguir el trabajo de mucha gente del medio en México. Después, les escribí a una estilista de moda para ser su asistente y fue mejor que cualquier curso que haya tomado, pues ahí me di cuenta que quería dedicarme a esto toda la vida. Recuerdo que tuve que dejar de asistir porque yo seguía en la universidad y solía faltar a clases por irme a trabajar, cosa que yo pensaba que mi papá iba a enojarse pero al contrario, mis papás siempre me apoyaron cuando empecé, porque ellos decían que aprendía más con la practica que en clases, ya que mi carrera no estaba relacionada a la moda. 

Tiempo después tuve que parar mis estudios, lo cual me hizo buscar trabajo rápido, pero yo buscaba algo que fuera de este mismo medio y encontré una vacante de booker en una agencia de modelos, trabajo en el que aprendí muchísimo y que también me hizo conocer a personas que son de mis mejores amigos ahora, pues también escribía a fotógrafos para empezar a hacer mi portafolio con modelos de la agencia en la que trabajaba así que era un win – win para todos. Dos años después decidí renunciar y ser freelance para enfocarme en el estilismo, así llevo 5 años y aún tengo muchas metas pero trato de no correr pues sigo puliendo mi trabajo.

¿Cuál fue/es la lección más importante que has aprendido hasta ahora?

Que no siempre se obtiene lo que quieres y lo mejor es no ilusionarte con algo que aún no es confirmado. Cuando te dedicas a algo que te apasiona sueles involucrar muchos sentimientos, te haces más sensible.

 Hay cosas que llegan a ti cuando deben de ser y aceptar cuando no lo son, pues si no se dió fue porque no se tenía la experiencia requerida, no porque tu trabajo esté mal hecho.

¿Cuál es tu propósito profesional en este punto de tu vida? 

Adentrarme más al mundo de vestuario, y descubrir las diferentes ramas de éste, como el diseño de vestuario para películas y series.

Volteando un poco hacia atrás, ¿qué hubieras hecho diferente?

No sentir que es el fin del mundo cuando algo no salía como lo planeado, quizá me gustaría haber tenido la madurez que tengo ahora en ese momento para poder resolver situaciones de una manera mas tranquila.

¿Cuál es la pregunta que más te hacen y que menos te gusta? ¿Qué te gustaría que te preguntaran más?

Me preguntan mucho si estudié algo dedicado a moda jajaja la realidad es que no pero eso no me frenó a aprender por mi parte lo que ahora sé. En realidad en México no existen carreras dedicadas al vestuario y estilismo de moda así que no hay de otra más que aprender con la práctica y los errores que se cometen trabajando,  en realidad no me molesta que me lo pregunten porque se que hay muchas personas que se pueden identificar con eso. Me gustaría que me preguntarán más los errores comunes que suceden en este trabajo, creo que es algo que nunca te enseñan y compartirlo con generaciones futuras al menos los previene de muchas situaciones incómodas.

¿Hay algún estigma en el área en el que te desarrollas qué te gustaría eliminar?

Si, me gustaría que se quitara ese estigma que es superficial  y que fuera tan visible como cualquier otra carrera, pues hay gente que no lo considera un trabajo serio cuando la realidad es que es un trabajo tan complejo en el que te vuelves todo en uno, aún hay gente que tiene dudas sobre este trabajo cuando está TAN presente en todo lo que ves y la verdad es que es tan cansado como cualquier otro trabajo. 

¿Cómo cambió la pandemia tu trabajo? Con base en esto, ¿ves alguna tendencia para 2021?

Cambió mi ritmo de trabajo por completo, me ha hecho muy responsable de mis gastos pues nunca pensé que de tener 7 trabajos en un mes se bajará a un trabajo por mes, pero eso hizo que valorará mucho más mi salud y la de mi familia cuidándome mas cuando he tenido que trabajar para disminuir el riesgo de contagio. Para 2021 considero que las personas pertenecientes al gremio vamos a exigir más protección a nuestra salud además de que existirá más consideración cuando alguien no se sienta al 100 fisicamente en su trabajo.

¿Qué palabras/frases sabías recuerdas más de las mujeres en tu vida?

Las de mi mamá, desde niña me decía: “Recuerda que todo tiene solución, menos la muerte” y sí, siempre que siento que algo no lo podré solucionar recuerdo que todo se puede resolver de alguna forma. También tengo en mente a Diana Vreeland cuando dijo: “The eye has to travel” aunque no viajo demasiado trato de documentarme siempre con referentes visuales en todo, que es lo que me ayuda a la inspiración.

¿Quién es tu heroína de la historia favorita? ¿Por qué?

Admiro mucho a Diana Vreeland porque fue de las pioneras en el estilismo de moda y que siempre mantuvo su esencia en todo, eso es lo que más le admiro. También admiro a Franca Sozzani porque me hizo dar cuenta del poder de una imagen para transmitir cualquier mensaje.

¿Qué te motiva a seguir en un “día malo”?

Que después del mal trago ante una situación vendrá la calma, a veces suena muy trillado mantenerse positivo, pero realmente la mente es tan poderosa que si me enfoco en lo malo seguiré sintiéndome mal y no me gusta sentirme así, si me siento mal lo expreso y trato de sacarlo para sanar más rápido y sentirme mejor. Que te apapachen ayuda mucho jaja.

¿Qué es lo más importante, personalmente, que aprendiste en 2020?

A cuidar mucho mi salud tanto física como mental porque de ahí depende todo. Es un trabajo de todos los días que antes no le tomaba la mayor importancia y a partir de este año sí. A valorar mucho todo.

¿Qué le dirías a tu ‘yo’ del futuro?

Sigue paciente porque todo se va dando poco a poco, además de trabajar también tienes permitido desahogarte y vivir experiencias y viajes con personas que quieres, por paz mental es bueno no pensar en trabajo 24/7. Relájate, que por estar así te pierdes de momentos que jamás vuelven.

Go Viral