Enriqueta Arias y cómo hacer de tu proyecto un espacio innovador

Amante del arte y su trabajo, sus motores para despertar cada día, Enriqueta Arias es directora y fundadora de su propio proyecto: Artsynonym, que es el enlace entre artistas, marcas y espacios, con el objetivo de comunicar de forma distinta y utilizar al arte como un catalizador de cambios y un mediador innovador. Ha estado detrás del desarrollo de una diversidad de murales en México y otros países, trabajando con marcas como Nike, Gucci, Netflix, Shake Shack, L’Oréal, entre otras. Una mujer que irradia pasión en cada uno de los proyectos que gesta, que inspira, que se interesa y apoya a todas las personas que conoce.

¿Cuál es la historia que cuentas de ti? ¿Cómo te describes a ti misma? 

Considero que me puedo describir a mí misma como una mujer independiente, perfeccionista, que valora infinitamente a las personas que más quiere, amante del arte, apasionada por su trabajo, directora y fundadora de su propio proyecto: Artsynonym. El cual está enfocado en generar enlaces creativos entre artistas, marcas y espacios públicos y/o privados, con el objetivo de comunicar de una forma distinta y utilizar al arte como un catalizador de cambio y un mediador innovador. 

¿Cómo llegaste a donde estás ahora, profesionalmente? 

Fue a través de un camino un poco rebuscado, de prueba y error, pero sobre todo experimentar y probar hasta encontrar mi lugar en el mundo. Estudié actuación, locución y doblaje como primera carrera, un par de años antes de terminarla entré a estudiar Ciencias de la Comunicación en la UNAM, y las estudié a la par. Ya en comunicación, me especialicé el ámbito organizacional y realicé un programa internacional en arte y comunicación en L’Institut d’études politiques, Sciences Po de Paris. Trabajé en un montón de cosas desde los 16 años. Mi primer trabajo fue en Radio UNAM, posteriormente entré al periódico Milenio, estuve en marketing para Kipling México, Great Place to Work, DOCSDF, escribí en El Universal, trabajé en edición de moda para la revista Quien, y no fue hasta que regresé de París, que entré a trabajar a Juxtapoz Latin America que mi vida tomó un camino completamente diferente al que yo esperaba. 

Comencé como intern y posterior a eso me quedé casi tres años en la revista y llegué a estar a cargo por completo como editora. Encontré en el street art y el lowbrow algo que no había encontrado en ningún otro lado. Me apasioné por el arte público y se quedó en mi corazón. Posterior a Juxtapoz, trabajé cuatro años como directora creativa en PangeaSeed, una ONG con quienes ayudé en el desarrollo de Sea Walls: Artists for Oceans, un festival y programa de arte público donde artistas de todas partes del mundo, en colaboración con científicos y expertos en los océanos y las especies marinas, desarrollábamos festivales de murales para generar conciencia sobre diversas problemáticas específicas en cada lugar en el que se pintaban. Fue una experiencia increíble porque tuvimos que aprender a gestionar festivales de arte en muchísimos lugares donde parecía no ser tan sencillo como: Nueva Zelanda, Hawaii, Toronto, la península de Yucatán, Del Mar, California etc… pero también fue un proyecto por el que trabajamos mucho para que lograra proyectar y comunicar en la comunidad lo que estaba pasando en términos medioambientales y de protección del océano, y las especies de cada lugar. 

Posterior a eso, fui host del programa de YouTube de All City Canvas por casi un año, donde me tocó dirigir, escribir los guiones y conducir el programa junto con mi fiel amigo Paco Betanzos, donde hicimos varios episodios increíbles que aún se pueden ver. Después hice un diplomado posgradual en UAL: Central Saint Martins en estudios curatoriales y todo eso me llevo a abrir mi propio proyecto: Artsynonym, en el cual llevo trabajando de manera independiente desde 2015 y colaboramos con muchísimos artistas y hemos hecho proyectos creativos y murales para marcas increíbles como: Nike, Gucci, Netflix, Vans, Ferragamo, Apple, Stella Artois, Shake Shack, Universal Music, Wework, Chinese Laundry, L’Oréal, Gaia, por mencionar algunas. Todos ellos, clientes con quienes hemos desarrollado cosas increíbles a lo largo de estos años y estoy muy agradecida por confiar en mí y en Artsynonym. El camino ha sido increíblemente extraño, pero no deja de ser súper gratificante y hacerme muy feliz por poder hacer lo que me gusta y espero poder seguir haciéndolo muchísimos años más. 

¿Cuál fue/es la lección más importante que has aprendido hasta ahora? 

A creer en mis ideas y en mí misma. Es algo con lo que batallo todos los días, también a ser obstinada con las metas que me propongo y trabajar diario para lograrlas, pero también aprender a pedir ayuda, porque eso nos hace más fuertes, tener un equipo con quienes apoyarnos en colectivo, y eso nos haga abrirnos camino juntxs, a pesar de los obstáculos que se presenten. 

¿Cuál es tu propósito profesional en este punto de tu vida? 

Indiscutiblemente poder seguir haciendo lo que más me apasiona. De manera particular, llevar a Artsynonym a nuevos puertos, dentro del ámbito del arte y la comunicación, tanto a nivel digital como físico. Asimismo, tengo dos proyectos que espero poder seguir haciendo, uno es terminar un libro que me tiene muy emocionada y el otro es un proyecto colectivo que espero pueda salir a la luz a finales de este año. 

Volteando un poco hacia atrás, ¿qué hubieras hecho diferente? 

Uy, creo que cuando pienso en esa pregunta, me vienen a la mente una infinidad de cosas. Sobre todo, haberme dedicado al teatro y la actuación, que fue la primera carrera que estudié, pero el año pasado que cumplí 30 años y miré un poco más en retrospectiva, me di cuenta que no cambiaría nada. Porque cada una de las decisiones que he tomado me han convertido en la mujer que soy ahora, y creo que no lo cambiaría por nada. El arte tomó un lugar distinto en mi vida, pero algo es cierto y es que es mi leitmotiv. Sigue siendo mi motor para despertarme todos los días y me hace tremendamente feliz. 

¿Cuál es la pregunta que más te hacen y que menos te gusta? ¿Qué te gustaría que te preguntaran más?

Me preguntan mucho que si no me hubiera gustado ser artista plástica jajaja… y de hecho no sé pintar ni tampoco fue algo que jamás intenté hacer. Sólo es algo que me gusta mucho ver y disfruto los procesos creativos de todos los artistas que conozco. 

Me gustaría que me preguntaran más sobre las artistas mujeres con las que colaboramos y también cómo se puede apoyar más el arte hecho por mujeres. 

¿Hay algún estigma en el área en el que te desarrollas qué te gustaría eliminar? 

¡Sí! Me gustaría que se reivindicara el papel de los mediadores en el arte, pues es un papel que creo que tiene ciertos estigmas y, muchas veces, poco reconocimiento, como el hecho de que no es un trabajo sencillo, ya que hay que fungir como un réferi entre los artistas y los clientes. Lograr que se lleguen a acuerdos mutuos y muchas veces no es fácil, pues es nuestro trabajo comisariar que ambos logren el punto medio y así generar proyectos creativos increíbles, además de revisar todos los aspectos de producción, logística, administración, comunicación, PR y dirección creativa de los proyectos. Por el otro lado, el hecho de que hay pocos proyectos de arte público y arte urbano gestionados y liderados por mujeres en el país, eso muchas veces hace difícil el desarrollo de los mismos. y su financiamiento. Espero que el apoyo entre nosotras crezca cada día más, como ha ido ocurriendo en los últimos años. 

¿Cómo cambió la pandemia tu trabajo? Con base en esto, ¿ves alguna tendencia para 2021?

Creo que sobre todo los primeros meses se detuvo por completo. Fueron los primeros cinco meses de confinamiento en los que tuvimos prácticamente cero trabajo, por lo cual creamos un proyecto con una tendencia mucho más digital, el cual se tituló: Murales con eco, en el cual colaboramos con artistas y creativos, todos desarrollados a través de iPads, para hacer murales en proyección que nos hablaran de cómo se estaban sintiendo durante la cuarentena. 

Fue una experiencia diferente. Considero que una tendencia que veo para 2021 es esto, reinvención, no estancarnos, salir del área de confort, darle triples vueltas a nuestros proyectos y pensar en formas distintas en las que podemos seguir acercando el arte a la gente. Definitivamente la herramienta digital será esencial para poder lograrlo, pero también pensar en nuevas formas de consumo y producción de arte. Todo esto me emociona. 

¿Qué palabras/frases sabías recuerdas más de las mujeres en tu vida? 

“A veces se gana, a veces se aprende.” “No dejes que nadie te diga lo que no puedes hacer, tú avientate y si algo no sale bien, lo intentaste y aquí estoy siempre para cacharte, si lo necesitas.” — Las dos me las ha dicho mi mamá. 

¿Quién es tu heroína de la historia favorita? ¿Por qué? 

Mi mamá, porque siempre me ha motivado su fortaleza para salir adelante. Su independencia y su inteligencia. Siempre está en constante aprendizaje, siempre tiene algo nuevo que enseñarme y es la mujer que más admiro en el mundo, porque ella me enseñó el valor de hacer las cosas por mí misma. 

Históricamente, Louisa May Alcott, la escritora de “Mujercitas” siempre me ha parecido una mujer inspiradora y una heroína de la literatura, por la manera en que escribió un personaje tan increíble como lo es Jo March, para la época –1868 — incluso antes de las Sufragistas. Asímismo, Virginia Wolf, Doris Lessing, Simone de Beauvoir, Peggy Guggenheim, Louis Bourgeois y autoras mexicanas como Valeria Luiselli y Guadalupe Nettel son mis heroínas personales. 

¿Qué te motiva a seguir en un “día malo”?

Que mañana siempre puede ser un mejor día. Pensar en todo lo que me falta y quiero hacer. También siempre ayuda comerse una pâtisserie y un café latte en el parque o salir a correr mientras escucho algún playlist que me haga sonreír. 

¿Qué es lo más importante, personalmente, que aprendiste en 2020?

Aprendí a conocerme mejor, entenderme más y ser paciente conmigo misma. También agradecer las pequeñas cosas que a veces damos por hecho y no valoramos porque vivimos de manera rutinaria y acelerada. Un hecho tan simple como despertar por la mañana y respirar profundo. Salir a la calle, caminar y sentir el sol en la cara. Comencé a apreciar mucho los detalles y encontrarles un significado más profundo. 

¿Qué le dirías a tu ‘yo’ del futuro?

No te des por vencida, sigue haciendo lo que más te apasiona. Todo es posible, puede ser que existan días duros, otros muy muy duros, pero tú sigue haciendo las cosas con el corazón, como siempre lo haces y todo va a salir bien. Estoy muy orgullosa de ti. 

Go Viral