Edith Medina te inspirará a no tener miedo de tocar nuevas puertas

Una Badass Woman, es aquella mujer empoderada, apasionada, que marca huella por donde va y que, con su labor, te inspirará hacia un mundo de mayor equidad.

En la revista InStyle México, queremos rendir tributo a todas estas mujeres con una pequeña muestra de lo que algunas de ellas hacen día a día: La lista de las 30 Badass Women a las que no podemos perder la pista.

Conoce a Edith Medina.

¿Cuál es la historia que cuentas de ti? ¿Cómo te describes a ti misma? 

Como una mujer que ha aprendido y sigue aprendiendo a elegirse y tomar decisiones, investigadora, artista biológica, docente y curiosa de la realidad, que toma a las vinculaciones interdisciplinarias que provienen de la biología, la etnografía, el diseño, la historia, el arte y los transforma en conocimiento integrado, con la premisa de que no hay preguntas obvias y que de esta manera el mundo puede expandirse y mostrar otras posibilidades y opciones.

¿Cómo llegaste a donde estás ahora, profesionalmente? 

Por el apoyo de grandes mujeres que han promovido, difundido y nombrado mi trabajo.

Así como preguntando y colaborando mucho, dejando que mi curiosidad y capacidad para hacer de mi trabajo una investigación constante, sean un objetivo. No tener miedo a tocar puertas, aprender cosas nuevas, acercarme de otras y otros profesionales que puedan dar salida a lo que yo estoy buscando, visibilizar sus trabajos, porque al hacerlo nos visibilizamos todes.

¿Cuál fue/es la lección más importante que has aprendido hasta ahora?

Que la vida es un proceso, no hay una meta única a la que llegar, que todo el tiempo se transforma. Que puedo elegir lo que quiero para mi trabajo, mi vida y que tengo el derecho de hacerlo.

¿Cuál es tu propósito profesional en este punto de tu vida? 

Ser un referente, no sólo por lo que hago, sino para abrir las puertas a las que vienen, las mujeres necesitamos referentes que nos digan que hay otras maneras de hacer las cosas desde lo laboral a lo personal. Me gusta pensarme desde esta frase de la escritora Mona Eltahawy: “Lo más revolucionario que puede hacer una mujer, es hablar de su vida como si importara. Porque importa”.

Volteando un poco hacia atrás, ¿qué hubieras hecho diferente?

No me parece que haría diferente algo, el camino andado me ha marcado y me ha hecho ser quien soy ahora, lo que cambiaría quizás sería lo que “he pensado de mi misma” y “mi trabajo”, me parece que hay una exigencia de que las mujeres tenemos que lograr ciertas cosas y debemos demostrarlo a toda costa, eso nos quita mucho tiempo y es agotador. Así que definitivamente cambiaría la forma de pensar sobre lo que me valida y conceptualiza.

¿Cuál es la pregunta que más te hacen y que menos te gusta? ¿Qué te gustaría que te preguntaran más?

Me gustaría que me preguntaran mas cómo se genera conocimiento desde un acercamiento interdisciplinario entre biología, diseño y arte, qué implican estas vinculaciones y qué posibilidades brindan. Y menos la noción de qué no tienen nada que ver y que les parece inusitado que se relacionen y a veces también me preguntan que les parece innecesario. Como si el mundo funcionara de manera aislada.

¿Hay algún estigma en el área en el que te desarrollas qué te gustaría eliminar?

Sí, la idea de que el conocimiento para ser válido debe provenir de una instancia específica sea académica o formal, o que se produce en ciertos espacios únicamente.

Para mi el conocimiento se produce en una diversidad de lugares, personas, circunstancias, relaciones ínter y transdisciplinarias, gracias a ello podemos interrelacionar el mundo y hacer historia desde otras ópticas, de ahí que yo hable en mi trabajo de “conocimiento local”, “materiales ancestrales” y “ciencia local”

¿Cómo cambió la pandemia tu trabajo? Con base en esto, ¿ves alguna tendencia para 2021?

La diversificó más de lo que ya era, me posibilitó llegar a más lugares; sobre todo me permitió expandir las capacidades de investigación y pensamiento crítico a una comunidad joven y que no necesariamente se esta formando en las Universidades.

Para el 2021 (e incluso para el 2022) se incrementará la necesidad por aprender fuera de los esquemas institucionales o convencionales, se replantea el lugar y la vigencia de la “escuela”, el poder del rostro como un enunciamiento político y simbólico de expresión, una cultura material que hace énfasis en la cercanía de los objetos y la importancia de cómo nos relacionamos con ellos. Surgirán nuevos formatos de expresión política y de protesta y la biología tomará una relevancia importante, no sólo a nivel salud, sino material y visual.

¿Qué palabras/frases sabías recuerdas más de las mujeres en tu vida?

Que tener herramientas de vida, asumirlas, visibilizarlas; te posibilita tener mejores respuestas, reacciones a lo que te pasa, que lo que somos lo construimos nosotras; y nuestro valor no esta afuera, no depende de un trabajo, una relación o persona, sino de lo que que pensamos y edificamos sobre nosotras mismas.

¿Quién es tu heroína de la historia favorita? ¿Por qué?

Más que una heroína de “la historia”, es la heroína de "mi historia”, mi abuela materna

“Camila Basaldua”, no sólo porque los recuerdos y referencias para hablar de cultura

material, tradición y procesos ancestrales que uso en mi trabajo provienen de lo que

viví con ella, sino porque sin proponérselo, es un referente de trabajo,

autodeterminación y libertad en muchos sentidos, frente a una sociedad patriarcal y

machista, mi abuela en el bajío logró ser una mujer con un negocio propio que le

posibilitó tener una casa propia, elegir a quién amar y también de una u otra forma

cómo vivir. Aunque a su vez es el espejo de lo que una mujer debe pasar para llegar a

ello.

¿Qué te motiva a seguir en un “día malo”?

Que a veces también romperse hace el camino, un mal día no determina todo un

trabajo detrás y aunque parezca trillado equivocarse es parte del proceso.

¿Qué es lo más importante, personalmente, que aprendiste en 2020?

La resiliencia, la importancia de trabajar en equipo y generar redes de trabajo y

colaboración, no sólo para mi; sino para las personas en las que me inserto social y

profesionalmente. Y que a veces dejar que todo pase sin controlarlo demasiado es una

respuesta.

– ¿Qué le dirías a tu ‘yo’ del futuro?

Que el único legado que le puedo dejar a las mujeres que se cruzan en mi vida: colegas, alumnas, amigas, profesionales es hacerles saber que tenemos el derecho a elegir, a tener alegría, a ser libres y sobre todo a sabernos dueñas del pequeño instante que es nuestra vida y nuestro trabajo. Que no me olvide que lo que hago es importante y esta abriendo camino para las que vienen…

Go Viral