Cycle syncing: qué comer en tu periodo para sentirte mejor y ayudar a tus hormonas
Belleza

Cycle syncing: qué comer en tu periodo para sentirte mejor y ayudar a tus hormonas

¿Y si te dijéramos que el cycle syncing no es una dieta si no un estilo de vida que hará que tu periodo sea más friendly, te sientas mejor y además regule tus hormonas?

Más allá de los síntomas físicos (que pueden llegar a ser bastantes), los cambios hormonales durante tu periodo juegan un papel muy importante en la manera en cómo llevamos nuestra rutina, desde el rendimiento, energía, mood y social skills, pero, un reajuste en tu alimentación (como lo es el cycle syncing) podrías encontrar muchos beneficios, como decirle adiós a los cólicos, dolores de cabeza o los PMS symptoms.

Cycle syncing qué comer en tu periodo
Foto de Josh Duke en Unsplash

¿Cómo saber si tengo un desbalance hormonal?

Si alguna vez escuchaste las siguientes frases o has sido tú quien las dice: “Cuando me baja soy otra persona”; “yo sabía que no soy tan sensible, es que me iba a bajar”; “a mí los cólicos me tumban”… *levanta la mano*: déjame decirte que esto está directamente relacionado con el desbalance hormonal.

Pareciera que desde el momento que llega el periodo entramos a un cierto tipo de sorteo (al que nunca decidimos participar) en el que puede que sufras cólicos fuertes, “te toque” inflamarte o bajones de energía. Hay síntomas que normalizamos por lo común que llegan a ser:

“Heredamos desinformación desde la que pensamos que es normal sentirse ansiosa, tener cravings, cambios de humor muy notorios o demasiada inflamación como para que no te quede tu ropa. Estos son justamente señales de que estás teniendo un desbalance hormonal”, explica Sabrina Scovino, nutricionista egresada de la Florida International University.

¿Qué es el Cycle Syncing y qué comer?

Así como basamos nuestra alimentación en metas personales, de entrenamiento o condiciones médicas, podríamos hacerlo también de acuerdo con nuestro ciclo. Aunque sí hay síntomas que tardan un poco más que otros en desaparecer, tomar en cuenta los cambios que tiene tu cuerpo será la clave para olvidarte de sufrir cada que llega esa fecha del mes.

“He tenido pacientes que experimentan Síndrome Premenstrual o Síndrome Disfórico Premenstrual y reducen los síntomas cuando modifican su patrón de alimentación, según las fases de sus ciclos. Estamos hablando de encontrar formas de nutrir continuamente el cuerpo para apoyar los cambios hormonales”, comparte la coach y autora Maya Feller.

Seguramente mientras lees esto piensas en la palabra dieta y su connotación negativa: “otra dieta más que probar”. Para nada, hay que entender el cycle syncling como una calendarización de tus alimentos más que como una dieta restringida. Empecemos por explicar que nuestro ciclo se divide en dos grandes fases: la folicular (preovulatoria y ovulatoria) y la lútea (post ovulación y menstrual). Dentro de estas etapas los diferentes niveles de hormonas como el estrógeno, la progesterona y la testosterona se ven afectados, así como pérdida de hierro.

“En la fase folicular, las comidas deben ser frescas y ligeras, porque nuestro metabolismo es más lento, entonces puedes ayudarlo con alimentos con fitoestrógeno que colaboren la producción de estrógeno, ya que se está creando”, dice Sabrina. En esa fase también enfócate en los alimentos probióticos como el yogurt o fermentados que le van a hacer bien a tu digestión. 

En la fase ovulatoria, tu temperatura sube y es el momento perfecto para comer alimentos crudos y frescos (sí, aquí tu pokebowl favorito va a ser una gran opción) y vas a poder balancear el pico de estrógeno que comienza a producirse (cuyo exceso interfiere en el funcionamiento de muchos órganos y tejidos) y los antioxidantes te van a ayudar a crear un óvulo saludable. 

Después viene la fase lútea, aquí piensa en comidas súper nurturing, calientitas y altas en fibra para apoyar a la digestión, ya que tu progesterona está aumentando: “Si no incluimos esto, podemos sufrir antojos de azúcares, porque no estás balanceando tu insulina y eso mismo hace que te sientas cansada o con poca energía. También tienen que ser altas en magnesio y calcio para ayudarte a la retención de líquidos”, aclara Sabrina, “hay que quitarse el miedo a los carbohidratos, ya que no son malos”.

Y por carbs decimos alimentos como arroz integral, carnes rojas, col y camote, mientras que durante la menstruación, comidas calientes como sopas y alimentos altos en micronutrientes, ya que los perdemos durante el sangrado y también balancean las hormonas, ayudando a tus riñones, más proteína y más grasas saludables. Ojo, esto no quiere decir que tienes que suspender el postre porque cuando te baje te de craving de chocolate, se trata de balancear tus decisiones.

“En mi práctica, generalmente trabajo desde la perspectiva de que todas las recomendaciones nutricionales deben ser individuales. Seamos realistas, si alguien quiere una galleta, no hay alternativa que pueda satisfacer eso. Sin embargo, se trata de tomar una decisión desde un lugar mucho más consciente”, explica Maya. 

Ambas expertas recomiendan reducir la ingesta de cafeína (que incluye tés que la contengan) así que eso de “voy por mi tercer café de la mañana” va a ser un don’t a partir de ahora. Dormir tus horas necesarias y complementar esto con el consumo de vegetales, ya que son una fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes. 

Explora más en: Instyle.mx