¿Qué es el emotional eating y cómo frenarlo en el confinamiento?

El emotional eating está relacionado directamente con el estrés y por eso puede ser que el confinamiento haya sido la causa de su popularización.

  • Escenario 1: Te sientes abrumado del trabajo y vas a tu cocina por un snack para distraerte.
  • Escenario 2: Estás triste y lo primero que se te ocurre es comer algo que tenga chocolate para hacerte sentir mejor.
  • Escenario 3: Tienes que estudiar para un examen o terminar un trabajo que te llevará muchas horas y no puedes iniciar si no te comes unas papitas antes o unas galletas.

¿Sabes qué tienen en común estos tres momentos? Sí, están relacionados con el emotional eating, en pocas palabras lo podemos describir como cuando las personas usan la comida como una forma de lidiar con los sentimientos en lugar de satisfacer el hambre.

Todos hemos estado ahí, a veces más conscientes o menos, pero lo hemos hecho. A veces se siente bien en el momento. La comida satisface la necesidad de distracción, comodidad o incluso emoción. Pero después, nos sentimos mal por lo que nos sentíamos mal al principio y ahora, también podemos sentirnos mal por lo que (o cuánto) comimos.

Para romper el ciclo te compartimos 5 tips que Instyle US y la Dr. Jenn Mann publicaron:

Mide tu hambre

Piensa en tu hambre en una escala de 0 a 10.

5 es neutral: no tienes hambre y no estás satisfecho, 4 tienes un poco de hambre, es posible que tengas punzadas de hambre, 3 tienes mucha hambre, 2 estás hambriento, (no te dejes llegar aquí), 1 está vacío.

0 estás tan hambriento que podrías desmayarte. Por otro lado, 6 estás satisfecho, 7 está lleno, 8 está relleno, 9 es muy incómodo y 10 te revuelve el estómago.

Trata de esperar para comer hasta que tengas un 3 sólido y deténte cuando tengas un 5 (neutral) o un 6 (satisfecho) en lugar de detenerse cuando estés lleno.

Sé amable contigo

Si crees que tienes que ser perfecto, es mucho más probable que comas en exceso. Pero no tiene por qué ser tan blanco o negro. Sé amable, ten en cuenta que cuando recurres a la comida, estás tratando de hacer todo lo posible para superar un momento difícil por lo que primero tienes que permitirte vivir ese momento y entender por qué te cuesta.

Llega al fondo de todo esto

Trata de identificar qué te está causando más ansiedad para que puedas tratar de abordarlo, en lugar de devorarlo. Lleva un diario de alimentos y concéntrate en lo que sientes cuando comes.

Hazlo con todos tus sentidos

Ahora es el momento de pasar horas preparando tus comidas reconfortantes y productos horneados favoritos, para los que nunca tienes tiempo durante la vida fuera de cuarentena. También dedica ese mismo tiempo y atención a tu comida: Apaga o aléjate de la pantalla y come sin distracciones. Permítete probar realmente tu comida y disfrutarla.

Self-care es primordial

Si eres alguien que está acostumbrado a recurrir a la comida y hacer emotional eating en momentos difíciles, romper la conexión entre la comida y los sentimientos puede ser un gran reto. Estás acostumbrado a utilizar la comida para hacer frente. Al principio, nada se sentirá tan bien como la comida. Pero con tiempo y paciencia, aprenderá a hacer otras cosas en lugar de recurrir a la comida durante estos tiempos difíciles.

Realiza actividades para ti y por ti: Duerme al menos 8 horas, llena tu botella de agua varias veces al día para mantenerte hidratado, sal a caminar o correr, conecta con familiares y amigos en FaceTime o descubre un hobby nuevo.

Go Viral