¿Qué es el autocuidado emocional?

Todos los días nos vemos influenciados por el ajetreo de la vida diaria, ya sea la rutina o los objetivos tanto personales como profesionales. Las exigencias cotidianas nos llevan a volvernos multitasking para lograr esos propósitos. Sin embargo, esta misma exigencia hace que en ocasiones nos olvidemos del ingrediente principal para lograr dichas metas: el autocuidado emocional. En este artículo  quiero platicarte porque es importante el autocuidado y algunos tips para sobrellevar las exigencias cotidianas.

¿Qué es el autocuidado emocional?

¿Te ha pasado que en ocasiones sientes que tus emociones te inundan? ¿O no sabes muy bien por qué reaccionaste de una manera que no querías o simplemente no sabes nombrar lo que estás sintiendo? Tal vez esas dudas o emociones que se dan, tienen que ver con que no has puesto atención a tu autocuidado emocional. Pero, ¿qué es exactamente el autocuidado emocional? Son todas esas acciones que hago para mí mismo con el objetivo de cuidar mis emociones y con ello, mi persona.  Abarca actividades como darse un espacio para dedicar tiempo a tus hobbies, poner límites, ser asertivos en nuestras relaciones, y todas aquellas cuestiones que contribuyen a hacernos sentir bienestar y tranquilidad.   

El autocuidado emocional inicia desde el reconocimiento de mis emociones ¿Qué estoy sintiendo? Entre tantos pendientes del día, dejamos de lado el vernos y reconocernos como personas que sienten y a veces dejamos pasar tanto esas emociones que al final saldrán, pero en forma de estrés o ansiedad. Reconocerlas significa estar presente y saber que lo que estoy sintiendo en este momento es natural, significa validar lo que siento. 

Otro punto importante dentro del autocuidado emocional es aceptar mis emociones sin juzgarlas, muchas veces caemos en la trampa de creer que algunas emociones “son negativas” y las evitamos a toda costa. Sin embargo, lo que estás sintiendo en este momento es válido y te conecta con la persona que eres, por ello es importante que aprendas a no hacer juicios a tu persona basado en lo que sientes. Recuerda que tu peor enemigo eres tú mismo si constantemente te criticas por lo que sientes o piensas. 

Foto: Unsplash.

¿Que hago para preservar mi autocuidado emocional?

En consulta, muchas veces escucho cosas como “¿Cómo le hago si apenas tengo un espacio para mis actividades diarias?” o “Nunca me enseñaron a reconocer mis emociones, quizá estoy exagerando”. Quiero que sepas que es completamente normal, nunca nadie nos enseñó a reconocer y mucho menos cuidar nuestras emociones, por ello es importante integrarlo en nuestra vida, como una forma de hacernos visibles como personas más allá de nuestra profesión o nuestro rol de familia o pareja. Aquí te comparto algunas actividades que puedes ir integrando para sentirte con bienestar emocional

1. Reconoce tus emociones, integra a tu vida las siguientes preguntas ¿Qué siento? ¿En los últimos días me he sentido de esta forma? ¿Por qué lo estoy experimentando? Este es el primer paso para comenzar a conocer el tipo de emociones experimentas en tu día pero también a darte cuenta si hay algún tipo de emoción que ha sido frecuente y que quizá has dejado pasar.

2. Dale espacio a sentir tus emociones, dejar fluir tus emociones es mucho más sano que intentar el “No pasa nada”, ya que al final saldrá en algún tipo de malestar si no te permites esta conexión, además cada emoción tiene una función en nuestra vida ¡Escúchala!

3. Aprende a poner límites, no siempre se trata de quedar bien en el trabajo o de saturarte de actividades, la hiperproductividad puede ser contraproducente al generar en ti malestares no solo emocionales sino también físicos. Uno de los malestares más frecuentes es el estrés debido al trabajo, y como sabes, esto podría generar burnout.

4. Aprende a ser asertivo, la asertividad es un tipo de comunicación que nos permite expresar nuestras emociones de una forma sana sin lastimar a otros o a nosotros mismos al no expresar lo que realmente sentimos. Para aprender a ser asertivo primero identificamos ¿qué siento? y ¿qué necesito? A partir de ahí y del autoconocimiento te será más fácil comunicarte asertivamente.

5. Desarrolla la empatía, no solo hacia los otros sino empezando por ti mismo, al tratarte desde una perspectiva empática podrás darte cuenta de la importancia de tus emociones y su función en tu vida.

6. Programa tiempo para ti, esto es muy importante, dedicar espacios para tus hobbies, leer un libro, emocionarse en un concierto, cocinar algo rico para ti, etc. Estas actividades te conectan con la persona que eres y genera bienestar. Además estos espacios te permiten reforzar que no todo se trata de producir sino también de disfrutar.

7. Mantén contacto con tus amigos y familiares, nuestras redes de apoyo se vuelven fundamentales para el autocuidado, ya que nos permiten sentirnos cuidados e incluso protegidos en circunstancias difíciles.

8. Mantén hábitos saludables, seguro este punto lo has leído en muchos lugares y ¡funciona! ¿Te ha pasado que tienes problemas al dormir y al otro día te levantas con cansancio y estrés? Esto también podría ser resultado de una mala alimentación. Así que lo mejor es tener hábitos saludables, hacer ejercicio y dormir bien. Esto tendrá un impacto positivo en ti y en lo que sientes.

9. Aprende técnicas de relajación, te pueden ayudar técnicas como mindfulness para estar más consciente del momento presente y no dejarte llevar por pensamientos negativos.

10. Invierte en tu salud emocional, en situaciones en donde te sientas bloqueado y no sepas por dónde empezar, el acudir con un terapeuta te puede ayudar a descubrir el mejor camino para ti.

Los beneficios del autocuidado son muchísimos, desde sentirte bien, hasta aprender a reconocerte y reconocer a otros. También te ayuda a llevar mejores relaciones con las personas ya que al identificar lo que sucede en ti emocionalmente sabrás empatizar con lo que las demás personas experimentan.

Finalmente, el autocuidado de nuestras emociones y nuestra persona son una forma de resistencia hacia una vida cada vez más exigente e hiperconectada, y es de vital importancia que puedas cuidar de ellas y te des un espacio para conectar con tu creatividad y sentido humano. Recuerda que el propósito de este viaje también es disfrutar.

Por Lizbeth García, terapeuta del centro Astronauta Emocional.

Go Viral