Tres puntos que explican el polémico retrato real durante el bautizo de Archie

Con una ceremonia pequeña y privada, este fin de semana los duques de Sussex bautizaron al pequeño Archie en el castillo de Windsor.

Ya habíamos comentado que este fin de semana se celebraría el bautizo de Archie y la emoción que teníamos de ver más fotografía del nuevo integrante de la familia real británica. Lo prometido es deuda y este sábado pudimos disfrutar nuevos retratos de nuestros royals favoritos, lo cuales, dieron MUCHO de qué hablar.

Cuando decimos mucho, lo decimos enserio pues la nueva fotografía familiar causó más polémica de lo esperado. ¿Por? Bueno, existen tres puntos que el Internet se puso a analizar y, en realidad, nos resultan fáciles de creer.

View this post on Instagram

This morning, The Duke and Duchess of Sussex’s son, Archie Harrison Mountbatten-Windsor was christened in the Private Chapel at Windsor Castle at an intimate service officiated by the Archbishop of Canterbury, Justin Welby. The Duke and Duchess of Sussex are so happy to share the joy of this day with members of the public who have been incredibly supportive since the birth of their son. They thank you for your kindness in welcoming their first born and celebrating this special moment. Their Royal Highnesses feel fortunate to have enjoyed this day with family and the godparents of Archie. Their son, Archie, was baptised wearing the handmade replica of the royal christening gown which has been worn by royal infants for the last 11 years. The original Royal Christening Robe, made of fine Honiton lace lined with white satin, was commissioned by Queen Victoria in 1841 and first worn by her eldest daughter. It was subsequently worn for generations of Royal christenings, including The Queen, her children and her grandchildren until 2004, when The Queen commissioned this handmade replica, in order for the fragile historic outfit to be preserved, and for the tradition to continue. Photo credit: Chris Allerton ©️SussexRoyal

A post shared by The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) on

Primero, hablaremos de la ausencia de la Reina Isabel II. Aunque se había anunciado previamente que no asistiría al evento familiar debido a su apretada agenda, muchos se cuestionaron si esto se debía a una separación entre el príncipe y la monarca, rumor que queda completamente descartado pues todos sabemos la gran relación que la reina y Enrique tienen.

En segundo lugar y ,quizá el más comentado hasta el momento, fue la comunicación no verbal de los duques de Cambridge. Según expertos en lenguaje corporal, la rigidez de la postura de Kate Middleton comunica que está “lista para irse del lugar”. Sin embargo, podría existir una buena razón: «Dados todos los rumores de la tensión entre ellos, su postura podría verse como una incomodidad, pero también podría mostrar un deseo de disminuir su presencia y no robarle el spotlight a la feliz pareja».

Por su parte, William fue muy trolleado en redes sociales por posar con “cara de amargado”, aunque los especialistas en lenguaje corporal aseguraron que podría ser simplemente un momento que refleja placer, tranquilidad y contemplación y un no tan buen ángulo para ser fotografiado. 

Y en tercer lugar, la inesperada presencia de Diana de Gales en este gran día gracias al par de aretes que eligió Kate Middleton. Estos pendientes pertenecieron a Lady Di y fueron los mismo que utilizó el día del bautizo del Príncipe Harry.

Increíble tanta información en una sola imagen, ¿cierto?

Instagram @inStyleMexico
Swipe>
Go Viral