3 puntos básicos que te harán triunfar en una date de San Valentín

Por: Fernanda Ruíz Ocampo

Después de una larga espera, y de un enero que parecía nunca acabar, llegó febrero, el mes que nos recuerda que es hora de que dejemos que cupido nos fleche y dejemos entrar al amor. Y aunque hoy, el ‘texteo’ y los filtros nos ayuden a manejar nuestras inseguridades de manera momentánea, es un hecho que los nervios de las citas y el miedo a regarla en cualquier momento, sigue ahí. Con esto en mente, me dedique a preguntar en mi IG, qué era lo que más les costaba trabajo a la gente cuando tienen un date, cuando ligan, así como lo que más se fijaban, y la mayor constante fue ‘hablar’ y ‘ser yo’.

Lo primero que me viene a la cabeza es cómo divido a mis clientes, por carácter y temperamento. Deben de saber que no todas las personas estamos hechas desde nuestra psique para mantener conversaciones y socializar toda la noche, incluso hay personas que les llena de energía hablar con desconocidos, mientras que hay otras que los agota al 100%, y déjame decirte algo, las dos están bien, son correctas y normales. Sin embargo, uno esta en una cita y sería rarísimo no cruzar palabra o tener un monologo de cuatro horas, así que lo primero que debes de saber es que para ser un buen conversador, hay que ser un buen escucha y un meticuloso observador.

Tu postura, también crea espacios de convivencia, si destrozas los brazos, ladeas la cabeza y sonríes un poco, los canales de comunicación se abren, tu cuerpo está diciendo estoy listo para lo que me quieres decir. Ahora, si es momento que tu saques la platica ‘sonreír’ es el ice breaker de cualquier conversación porque las sonrisas se reproducen, es como el efecto bostezo pero hacia un sentido positivo, así que esa es una gran forma de liberar estrés y aplanar el terreno para la conversación.

via GIPHY

El siguiente punto más repetido fue, ‘ser yo’, lo cual les tengo una noticia… No tienes chance de ser nadie más, o si alomejor por un par de citas pero a la larga el juego no te va a funcionar, y cuando no se vuelvan a ver, solo te quedarás con el sentimiento de no haber dado todo, así que, mejor pensemos qué cara quieres mostrar de ti. Todos tenemos mil versiones, humores, mañas, cosas lindas y cosas feas… ¿Cuál versión quieres ser? Y para eso, un gran aliado será la ropa.

No busques disfrazarte usando prendas que jamás te pones, por ejemplo, si no eres una mujer de tacones y te arriesgas con unos de 10 cm por que van a ir al antro, lo más seguro es que acabes sentada con el pie hinchado pidiendo llegar a tu casa. Para los hombres que no usan camisa y saco, no se ‘disfracen’ de arranque, por que además de que seguro terminan con marcas de sudor en las axilas, el problema de intentar ser alguien que no somos, agregas un factor de distracción constante que podría hacer pensar que para nada te interesa tu date, mientras tu lo único que piensas es salir corriendo de la ropa incómoda que te decidiste poner.

Así que lo que sí te recomiendo es: trata de usar ropa que sea familiar para ti, cortes, texturas, colores y formas en los que te sientas adaptado. Sin embargo, que esté en excelente estado y que tengas un fitting insuperable, ya que esos dos signos en la ropa, hablan de atención a los detalles y, ¿a quién no le gusta alguien detallista?

Ahora, qué es fácil de tener sin hundirse en la profundidad del clóset: El pelo, maquillaje, sonrisa y groominíg (en el caso de los hombres) son símbolo de confianza, estos cuatro puntos nos ayuda a vernos más saludables, empáticos, felices y seductores, ya que el pelo en la mujer y la quijada en el hombre son focos biológicos de seducción.

Por último te digo, R E S P I R A. Nosotros no podemos poner atención mientras mil ideas te pasan por la cabeza así que ¡respira! La única forma de aterrizar nuestra cabeza es poniendo atención a la respiración (no se trata de que cierres los ojos, ni que escuchemos el aire que entra en tus fosas nasales) pero este ejercicio te ayudará a calmar tu pulso cardiaco y a aterrizarte en la conversación, y nadie ama algo más que sentirse atendido por las otras personas.

Feliz San Valentín a todos

Go Viral