¿Cómo fortalecer tu sistema inmunológico de manera natural?

Durante la crisis de Coronavirus hemos visto que la gente ha hecho varias compras de pánico como el famoso caso del papel de baño, agua y comida enlatada. Sin embargo, dejamos de lado uno de los factores de prevención más importantes: fortalecer nuestro sistema inmunológico. Si vas a regresar al súper por vitaminas, olvídalo, aquí tenemos tres maneras de hacerlo de forma natural. 

Ya sabemos que en la medida de lo posible, mantener el aislamiento y quedarnos en casa es una de las medidas preventivas con mayor efectividad. Sin embargo, si vas a salir es mejor cuidarte y empezar a fortalecer tu sistema inmunológico para minimizar tu riesgo de contagio.

Empieza por tu alimentación

De nada sirve desayunar frutas y verduras o mantener una dieta aparentemente sana si lo haces de manera paulatina. Por mucha fe que le tengas a la naranja, al ajo y al jengibre, debes tener en cuenta que no son mágicos y no funcionan por sí solos. Pueden tener propiedades curativas, pero estas solamente se activan si llevamos una dieta saludable evitando alimentos procesados, enlatados o consumir niveles altos de sal o bebidas gasificadas. Es importante aumentar nuestro consumo de cereales integrales, legumbres, grasas saludables, proteínas magras y alimentos probióticos.

Vitaminas

Las vitaminas y minerales son esenciales para nutrir nuestro organismo, el cuerpo requiere cantidades mínimas para mejorar su funcionamiento y al mantenerte vitaminado te ayudará a reparar tus tejidos y fortalecer nuestras defensas. Entre las vitaminas que nuestro cuerpo requiere son zinc, que se encuentra en todas las células del cuerpo y ayuda al crecimiento de las células, en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos. 

Los betacarotenos (antioxidantes) protegen a nuestro organismo de la oxidación celular y es la fuente principal de vitamina A. Entre sus beneficios se encuentra la prevención y mejora de enfermedades del sistema respiratorio; puedes encontrarla en los mangos, ciruelas, papaya, zanahoria, brócoli, kale, espinacas y perejil, solo por mencionar algunas.

Es recomendable ingerir grasas como las Omega-3 que se encuentran en pescados como el salmón, la trucha y las sardinas y si no consumes productos animales, puedes encontrarlas en semillas de linaza, nueces, chía, soya y tofu.

Go Viral