Te damos 3 tips para dejar las dietas restrictivas (de una vez por todas)

*Deja ir las creencias que tenía sobre las dietas *

Para la mayoría de las personas, estar a dieta está asociado con un régimen estricto que por supuesto es temporal “en lo que logro mis objetivos”. En realidad, la definición de la palabra dieta es todo aquello que comemos en un día sin importar si lo que comes es saludable o si tus comidas son equilibradas o balanceadas.

El paso más importante es tomar la decisión de que ya no quieres vivir así, haciendo dietas extremas, que te hacen subir y bajar de peso drásticamente y que además te generan sentimientos y sensaciones negativas como culpa y remordimiento.

Si lo que buscas es dejar de sentirte mal cada vez que haces un régimen restrictivo, te dejo los tres puntos más importantes en los que tienes que pensar cuando elijas un sistema de alimentación: 

1. Que se adapte a tu estilo de vida. Es sencillo, tú no puedes hacer algo que no te acomoda. Por ejemplo, si tú trabajo no se adapta a esos horarios estrictos que tienes que seguir “a fuerza para que funcione”, no será sostenible en un futuro demasiado cercano. La clave del éxito en la nutrición es que sea fácil y divertida, sin necesidad de recetas tan elaboradas o que muchas veces no te es posible seguir.

2. Que disfrutes lo que comes. No puedes seguir tomando vinagre de manzana que te sabe a rayos por creer que ahí está la magia de tu dieta. Tu plan debe basarse en lo que te gusta y disfrutas para que tu mente y cuerpo respondan bien.

3. Que no te prohíba alimentos. La única razón para pensar que alguien no pueda comer algo es por que esa persona tenga alguna intolerancia específica a un alimento o grupo de alimentos. Todos ellos son importantes en tu nutrición.

Lograrás tus metas a través de un sistema de alimentación no restrictivo que te enseñe que se puede comer de todo en cantidades adecuadas para que así, te des cuenta de que no hay alimentos buenos o malos y dejes de categorizarlos. Ese sistema de alimentación se programa de acuerdo a tus características y tus metas. Cuando empiezas a ver que vas logrando tus objetivos, comienzas a romper esas creencias acerca de los alimentos prohibidos.

Por muchas razones, cuando tú estas en paz contigo y tu alimentación, puedes enfocar tu energía y tu atención en tu trabajo y en tu vida, además de que estar bien nutrido asegura un estado de salud óptimo. A nivel emocional es simplemente estar en equilibrio contigo mismo y tener control de tus acciones y tus pensamientos.

La única manera de dejar de una vez por todas esas dietas que te ponen de mal humor es que disfrutes el camino que te lleve a lograr tus objetivos y logres de una vez por todas dejar de estar “a dieta” para crear un estilo de vida para siempre.

Por: Amelia Mougrabi 

Go Viral