Cómo decir no al FOMO en 4 pasos

Sin importar la edad que tengas, puede ser que no te hayas quitado la necesidad de decir que sí a todos los planes, fiestas, café o drinks que se te presentan. Cuando nos invitan a cualquier lugar nuestro primer instinto es decir “sí” y eso no siempre es algo bueno. Muchas veces, el miedo de perdernos algo o por sus siglas en inglés FOMO (fear of missing out) nos lleva a estar exhaustos por siempre querer ir a todos los planes. 

FOMO: sustantivo, es el acrónimo para la frase “fear of missing out” en inglés que significa el miedo a perderse algo. En el 2013 el Diccionario Oxford reconoció a este término como “la ansiedad que un evento emocionante o interesante está pasando en otro lado, a menudo provocado por publicaciones en redes sociales”.

Varios expertos han publicado que el FOMO puede afectar de manera profunda a cualquiera sin importar su cultura, edad o personalidad. También está fuertemente relacionado con el uso de redes sociales, lo cual no nos sorprende en lo absoluto, ¿no crees? En general, todos podemos llegar a sentirlo en algún grado (sí todos). 

¿De dónde viene el FOMO? 

En el fondo, el miedo de perderse algo viene de nuestro deseo de estar conectados. En la psicología, se le llama comparación social, lo cual significa que definimos cuánto valemos personal y socialmente de acuerdo a cómo nos comparamos con los demás. ¿Acaso no nos dijeron que no hay que compararnos? Sin embargo, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. También se puede detonar por el miedo que nuestras propias experiencias de vida no sean suficientemente buenas, lo cual genera un ciclo de ansiedad y negatividad. 

¿Cuántas veces no hemos estado en situaciones donde decimos no algún plan con amigos y nos quedamos en casa en pijama, solo para ver nuestro teléfono al día siguiente y ver las miles de fotos e historias de Instagram de todos los demás donde parece que se la pasaron increíble? A decir verdad, es un sentimiento horrible. Se dice que el “FOMO es envidia”, y a pesar de lo que diga la generación de nuestros papás, no es nuevo, simplemente hoy en día es más agravado por todo el acceso que tenemos a las experiencias de otras personas (obviamente a través de redes sociales). 

Cómo decir que no al FOMO en 4 pasos:

1. Aceptarlo

En vez de molestarnos con nosotros mismos por cómo nos sentimos, debemos recordar que es parte de ser humanos. Es decir, sentir un poco de FOMO es completamente normal. No somos débiles o envidiosos solo por que nos cuesta trabajo decir que no a algún plan al que nos invitan. 

2. Cambia tu manera de pensar

Cuando decimos que sí, simultáneamente estamos mencionando miles de «no». “La mayoría del tiempo, estamos diciendo que no a nuestra habilidad de descansar, tener flexibilidad en nuestros horarios, hacer las cosas que nos apasionan y poner algunos límites en nuestras vidas,” explica un experto del tema. Una vez de entender que nunca podemos decir que sí a todo, y que todos los aspectos de nuestras vidas necesitan ser prioridad damos a nosotros mismo el poder de enfocarnos y decir que sí solamente a las cosas que nos importan y que nos hagan felices. 

3. Reduce el tiempo que pasas en redes sociales

Trata de no pasar más de una hora al día en redes sociales. Sabemos que puede ser difícil, por ello procura poner alarmas o recordatorios cuando ya hayas gastado tu tiempo. 

4. Practica la gratitud

Cuando nos comparamos constantemente con las personas en redes sociales, estamos viendo nuestras propias vidas a través de un filtro de negatividad, lo cual trae ansiedad innecesaria. En vez, la Dra. sugiere considerar la gratitud, no como una emoción si no como una práctica. Para poner esto en acción puede ser igual de simple como escribir sobre esto en un diario acerca de las experiencias por las que estás agradecido cada día o semana. Esto ayuda enormemente a ver realmente lo increíble que es tu vida, incluso cuando te pierdes de algo. 

Instagram @inStyleMexico
Swipe>
Go Viral