Lo que debes saber si nunca has participado en un temazcal
Cultura

Lo que debes saber si nunca has participado en un temazcal

Seguro has escuchado hablar de que participar en un temazcal es una experiencia realmente transformadora. Y es verdad, porque se trata de una experiencia que es al mismo tiempo física y espiritual, con raíces ancestrales en los pueblos originarios. 

Sin embargo, también es una vivencia que puede ser muy intensa, sobre todo si nunca antes has estado en un sauna o en un ritual, y las sensaciones pueden tomarte por sorpresa. Por eso es importante que elijas para tu primera experiencia un lugar donde sientas seguridad y calma. 

Tuvimos la oportunidad de conocer el temazcal de El Santuario, un resort en Valle de Bravo que está totalmente centrado en el bienestar y en la convivencia con la naturaleza. Desde el spa hasta el restaurante y las hermosas vistas desde las suites, así como sus clases de yoga y meditación diarias, es a donde necesitas ir si lo que quieres es volver a ti misma y recargar energías positivas.

Esto es lo que aprendimos sobre el temazcal.

el santuario valle de bravo
Imágenes. cortesía

3 cosas que debes saber sobre el temazcal

Su significado original

La palabra viene de los vocablos náhuatl “calli” o casa; “tetl”, que significa piedra y “mazitli” o caliente. Es decir, es una casa de piedras calientes. En culturas mesoamericanas tenía usos tanto higiénicos como terapéuticos y ceremoniales o religiosos. 

Cómo prepararte

Si vas a ser parte de un temazcal, sí o sí vas a sudar, así que lo mejor es entrar con traje de baño y sin zapatos, pero puedes pedir indicaciones en el lugar específico donde vayas a participar. 

Se recomienda que entres con tranquilidad y le des una oportunidad a la experiencia, pero si en cualquier momento sientes malestar, también es importante que lo expreses. Al finalizar, date un tiempo para regular tus emociones y sensaciones. 

el santuario valle de bravo temazcal

La ceremonia

En El Santuario, la ceremonia une elementos de varias culturas, pero se centra en las prehispánicas, y el temazcal está ubicado a los pies de una montaña de cuarzo, un lugar perfecto para la conexión. Se puede realizar tanto individualmente como en grupos de hasta 13 personas. 

Consta de 4 puertas, una por cada elemento, en las que el calor va aumentando poco a poco. Se usan elementos como el cuarzo, la sonoterapia y las hierbas aromáticas.  Al terminar, sigue un baño frío en el agua de la montaña y un té.

Explora más en: Instyle.mx