4 razones para usar ropa de segunda mano como experta

Ser un consumidor responsable es el primer paso para una vida mucho más sustentable, y usar ropa de segunda mano es una buena alternativa para dejar de comprar por comprar, contaminar menos, y darle una nueva oportunidad a esas prendas que están en buen estado y que vale muchísimo la pena tener en nuestro clóset.

Los expertos en curaduría de ropa de segunda mano, Go Trendier, nos dan más razones para atrevernos a usar ropa second hand, además de decirnos cómo aprender a sacarle el mayor provecho a la ropa que adquirimos.

1. Consigues mejor ropa y agregas prendas únicas a tu clóset

¿Cuántas veces has comprado una prenda que te encantó, para que a la hora de estrenarla descubras que varias de tus amigas traen puesta exactamente la misma? Para que eso no te vuelva a pasar, la ropa de segunda mano es la solución. ¿Por qué? Porque casi siempre se trata de piezas únicas, con historia, a muy buen precio y con excelente calidad.

Es cierto, la ropa fast fashion puede resultar más barata; no obstante, por lo general es poco duradera y la calidad de las telas no es igual. En cambio, si buscas prendas vintage, descubrirás muchas accesibles y muy cool, de materiales naturales y hasta de grandes diseñadores (que siendo nuevas te costarían muchísimo).

2. Reduces el tamaño de los tiraderos de basura

Otra de las razones para usar ropa de segunda mano es que extiendes la vida útil de la ropa, evitando que acaben en un basurero. En la actualidad tiramos a la basura un 811% más de ropa que hace 60 años, esto significa que los tiraderos de basura se llenan de ropa que en ocasiones apenas se usó.

¿Sabes los problemas que esto causa al suelo, la vida silvestre y la atmósfera? No compres o vendas ropa desechable, la de segundo uso es una gran solución.

razones para usar ropa de segunda mano
Foto: Unsplash.

3. No sólo ahorras, sino que das preferencia a la calidad por encima de la cantidad

Como ya lo sabes (y ya te lo hemos dicho en este artículo), lo barato sale caro. Sí, la ropa de segunda mano puede ser menos barata que la fast fashion, pero dura mucho más y te hace sentir mejor contigo misma.

A la larga, es algo que vale la pena, ya que podrás conseguir piezas que estén en tu guardarropa por años y no tendrás que gastar tan seguido. Aparte es más económica que la ropa nueva, pues al adquirirla no pagas el precio original, aunque se trate de piezas de marca.

4. Ayudas a prevenir el desastre ambiental y con ello contribuyes a salvar el planeta

Si consumes menos, desperdicias menos. Al comprar, vender, regalar o intercambiar ropa second hand, ayudas a reducir el consumo de agua y la contaminación química que provocan los métodos de producción de la moda rápida.

Quizá no lo sepas, pero cada año la industria textil produce 14.3 millones de toneladas de desperdicios y eso tiene un gran impacto negativo en el entorno ambiental de nuestro planeta. Si no nos ponemos las pilas y empezamos todos –y tú también– a hacer la diferencia justo ahora, tal vez en poco tiempo resulte ya demasiado tarde. 

Ahora que ya lo sabes ¡anímate!, tienes todo por ganar al comprar este tipo de prendas. Te aseguramos que no te arrepentirás. 

Go Viral