Joey King y su faceta como productora ejecutiva en ‘The Kissing Booth 2’

Joey King, de 20 años (casi 21, al cierre de esta edición), y quien, a su corta edad, ya puede decir que tiene muchos logros bajo la manga. Pero su principal cualidad es lo simpática, talentosa e inteligente que es. La angelina estaba destinada a ser actriz; “empecé a los cuatro años de edad y, honestamente, fue por diversión y porque quería pasar tiempo con mis hermanas. Tomamos clases de improvisación y ahí me di cuenta de que eso era a lo que quería dedicarme. Pienso que estar en esta industria tiene sus altibajos, pero soy muy afortunada de poder hacer lo que me gusta y elegir papeles que atraigan”. Ser parte de la nueva generación de estrellas de Hollywood viene con un nuevo mindset. Sabemos que gran parte de los actores y actrices buscan cambiar la industria, y que todavía falta mucho en términos de igualdad y equidad; “aunque ha habido avances, hay trabajo por hacer”. 

Aún carecemos de relatos sobre gente de color, de personas de la comunidad LGBTTTIQ+ y demás narrativas que no se centren en un mundo ideal y que muestren la realidad tal y como es. La gente debe estar abierta a contar historias verdaderas”. Las nuevas generaciones están mucho más receptivas a hablar de problemas sociales y de representar la cultura que por muchos años no tuvo voz. No sólo nos referimos a quienes son parte de la industria del entretenimiento, sino a cada individuo con acceso a las redes sociales. ¿Acaso eso se siente como una responsabilidad para Joey?, y ella responde: “Soy afortunada de ser parte de un cambio, no lo veo como una responsabilidad. Esta generación es increíble, me siento feliz al poder compartir mis pensamientos, mi postura acerca de los derechos que tenemos todos como seres humanos, y de tener una voz y una plataforma para alzarla”.

La actriz también lo viene demostrando con su trabajo, es la nomidada más joven en la categoría Outstanding Lead Actress de los premios Emmy y ha sido nominada en los SAG, los Golden Globes y los People’s Choice Awards, entre otros, por su papel en The Act. “Cuando me enteré de la nominación de los Emmy fue increíble; revivo ese día en mi cabeza y en verdad aún no sé cómo pasó. Me enteré en el livestream, donde mencionaron quiénes son los nominados. Estaba en Sudáfrica grabando la secuela de The Kissing Booth y lo vi en el set. De inmediato, me puse a llorar”.

Joey es polifascética y ahora se estrena como productora ejecutiva de The Kissing Booth 2, donde interpreta a Elle, un rol completamente opuesto a Gypsy Blanchard, una joven que es víctima del abuso de su madre. Incluso si vemos las fotografías de los personajes, parecería que son actrices completamente diferentes, “es un reto prepararme. Por ejemplo, para Elle, fue más sencillo porque era una joven divertida, y cuando me dijeron que habría parte 2 de la película, fue como hacer una reunión familiar con todos los demás, sin que se sintiera que es un trabajo”.

Ya como productora ejecutiva de tres proyectos, que incluyen The Spark of light y The Inbetween, Joey sabe lo fa- vorecida que es al estar del otro lado de la pantalla, “aprendo demasiado, trabajar en todos los detalles hace que dé cuenta de lo difícil que puede llegar a ser”. Pero la presión del futuro no es un problema para ella; si bien su carrera va viento en popa, no quiere pensar demasiado en lo que viene; creer en ella misma y vivir el presente, momento a momento. “Si duda, así soy más feliz”.

Descarga aquí nuestra edición digital para leer la entrevista completa

Go Viral