¿Tu piel es realmente sensible o simplemente está sensibilizada?
Belleza

¿Tu piel es realmente sensible o simplemente está sensibilizada?

Sí, los dermatólogos nos explican la diferencia entre una piel sensible y una piel sensibilizada. ¡Entérate aquí!

Preparemos la escena: después de ver que el nuevo suero exfoliante de tu marca de skincare favorita se hizo viral en Instagram, estás tentado a probarlo. Así que te diriges a Sephora, tomas una botella e inmediatamente te untas la cara cuando llegas a casa. ¿El único problema? En lugar de tener una piel suave y brillante como promete la botella, tu cara está roja, con manchas y tal vez incluso pica.

Con las marcas de cuidado de la piel tratando de superarse entre sí lanzando productos con los niveles más altos de ingredientes activos posibles, el escenario anterior se está volviendo demasiado común. Un estudio de 2019 encontró que del 60 al 70% de las mujeres informaron tener piel sensible, caracterizada por los síntomas que enumeramos anteriormente.

“Creo que más personas afirman tener piel sensible porque pueden exagerar con los productos para el cuidado de la piel o con la forma en que los usan”, dice la Dra. Sheila Farhang, dermatóloga certificada y fundadora de Avant Dermatology en Tucson, AZ. “Quitar nuestros aceites naturales exfoliando demasiado, usando agua caliente para lavar, frotando con una toalla en lugar de dar palmaditas, puede hacer que la piel se sienta más sensible”.

Muchos amantes del skincare atribuyen malas reacciones a tener una piel sensible, pero la realidad es que la piel puede estar sensibilizada. Si bien la piel sensible y la piel sensibilizada se ven y se sienten similares, no son lo mismo. Entonces, ¿cómo puedes notar la diferencia? Le preguntamos a la Dra. Farhang, junto con la Dra. Marisa Garshick, dermatóloga certificada, para ayudarnos a analizarlo.

piel sensible sensibilizada

¿Cuál es la diferencia entre piel sensible y piel sensibilizada?

Piensa en la piel sensibilizada como una situación temporal cuando se irrita tu piel, mientras que la piel sensible es un tipo de piel que dictará los ingredientes y productos utilizados en su rutina, como pieles mixtas o grasas, por ejemplo.

“La piel sensible se refiere a un tipo de piel que se irrita o reacciona fácilmente, lo que puede provocar enrojecimiento, descamación, sequedad, picazón o ardor o erupción en la piel”, dice el Dr. Garshick. “La piel sensibilizada se refiere a la piel que es temporalmente reactiva como resultado de entrar en contacto con algo externo”.

La Dra. Farhang dice que la piel sensibilizada puede ir acompañada de otros síntomas de alergia. “Puede estar acompañado de síntomas de alergia como ojos hinchados, lágrimas, secreción nasal, etc.”, dice.

“Es importante saber qué se activa fácilmente en la piel, ya sea llevando un diario o realizando una prueba de contacto para alergias con un dermatólogo o alergólogo. Los antihistamínicos también pueden ayudar con los síntomas”.

¿Cómo puede saber si tiene piel sensible o piel sensibilizada?

Determinar si tienes piel sensible o sensibilizada puede ser difícil porque, como dice el Dr. Farhang, la piel sensible puede ser piel sensibilizada. La piel sensible puede inflamarse fácilmente. “La irritación puede ser provocada por ingredientes agresivos para el cuidado de la piel, como retinoides, ácido láctico, etc., así como por productos químicos como conservantes y fragancias”, explica.

“Los síntomas pueden ser enrojecimiento, ardor y descamación”. Mientras que la piel sensibilizada suele ser una reacción a sustancias químicas específicas como conservantes o tintes, y puede causar picazón, enrojecimiento y descamación. Un dermatólogo certificado por la junta puede emitir el veredicto final sobre si su piel es sensible y puede sugerir una prueba de alergia para descartar alérgenos específicos como desencadenantes.

Para pieles sensibilizadas, evita cualquier desencadenante específico. Y si experimentas una reacción, la Dra. Garshick recomienda aplicar una pomada protectora, como vaselina, en las áreas secas, escamosas o rojas.

“Si la piel está sensibilizada, es mejor simplificar su rutina de cuidado de la piel y evitar los ingredientes activos agresivos”, agrega. “En algunos casos, puede ser necesario consultar a un dermatólogo, ya que a veces se pueden necesitar medicamentos recetados para ayudar a reducir la inflamación que puede ser el resultado de la piel sensible”.

También es útil introducir lentamente cualquier producto nuevo en su rutina.

Nota original: InStyle.com

Explora más en: Instyle.mx