¿Por qué la moda ha estado en constantes problemas en Asia?

Algo es seguro: en un mundo globalizado e híper conectado. Los consumidores cada vez se expresan y demandan más, y no perdonan. En el mundo de la moda no estamos exentos de este fenómeno.

Hace unas semanas, Donatella Versace tomaba las riendas de sus redes sociales para hacer una disculpa pública. ¿El por qué? Una camiseta que la marca sacó a la venta se refería a Macao y Hong Kong como países independientes de China. La prenda perteneciente a una colección cápsula en la cual los diseños presentaban una lista de ciudades con sus respectivos países, y esto desencadenó la furia de varios adeptos (y otros no tanto) a la marca que pertenecían a dichas regiones. En efecto, si bien se considera que ambas tienen importantes grados de autonomía, dichas areas aún están controladas por China.

Podría pensarse en este como un hecho aislado, pero no es así. Ya son muchas las marcas de la industria de la moda las cuales han caído en este tipo de errores poco afortunados, los cuales han sido repudiados por los consumidores en Asia.

Desde Dolce & Gabbana con su campaña en donde se ve a una modelo intentando comer un cannoli con palitos chinos, hasta Coach poniendo en otra camiseta a Taiwán como un país separado de China, y sin olvidarnos de que Gucci, Fendi y Chanel cuyas web separan a Hong Kong y Taiwán de China.

Getty Images

Como resultado, se ven consumidores decepcionados, y más de una celebridad o infuluencer que decide dejar su puesto como embajadora de tales marcas. Estos acontecimientos reafirman el poder que sienten quienes tienen la decisión de compra en sus manos, ante un mercado con cada vez más representativo en la economía de las marcas, y en pleno crecimiento.

En Asia, los compradores hoy eligen decir lo que piensan, imponerse, y sentir que tienen el derecho y la capacidad de ser tomados en cuenta. Ellos reciben y perciben acciones pensadas desde el mundo occidental hacia Asia, y en este sistema es en el que se repiten, sistemáticamente, este tipo de errores. Las marcas ya no podrán hacer oídos sordos, y así lo demostró Versace.

Hoy pensar en una fórmula global puede generar graves un errores. Las marcas deben hacerse de, y confiar, en equipos locales que estén empapados de estas culturas para poder respetar sus culturas, usos y sus costumbres; para poder reflejar que el mundo es uno, pero no significa que todos seamos iguales.

Instagram @inStyleMexico
Swipe>
Go Viral