Esto es lo que la ansiedad y la depresión me enseñaron sobre el self love

Pues sí, me siento afortunada, tengo la posibilidad de estar sentada en mi casa, pensando y reflexionando lo lejos que he llegado en la vida, y cómo pude atravesar ciertos momentos de depresión y ansiedad en en el proceso de mi vida. Obviamente he luchado contra estos dos.

Y creo que una de las claves es buscar ayuda, y afrontar nuestras inseguridades para cambiar nuestra visión de las cosas y sobre todo buscar el amor propio y la confianza, otra cosa muy importante considero que es aprender a perdonarnos, y aceptarnos. Te aseguro que será un cambio para mejor en tu vida, o por lo menos en mi caso sí lo fue.

Esto no quiere decir que la depresión y la ansiedad van a desaparecer de un día para el otro, hay una realidad y es que regresan justo en los momentos más difíciles, sobre todo esta época de fin de año, dónde se acercan las fiestas, y el invierno con su frío, y los días oscuros no ayudan para nada. Pero tengo unos tips que a mi me ayudaron a lo largo del tiempo y son una buena base de herramientas que también te pueden servir a ti. Estas son algunas formas que puedes aplicar para controlar tu ansiedad y depresión cuándo vienen de visita.

Cómo manejo la depresión y la ansiedad PARTE I: Hablar con un profesional puede ser de mucha ayuda, la terapia nos ayuda a resolver muchos problemas y traumas, dándote herramientas para afrontar las situaciones. Sí, ahora que corté con mi novio, hay días en los que necesito un hombro para llorar y desahogarme, y no sé porqué cada vez que termino con un novio reinicio mi terapia. Pero definitivamente me ayudó a reconectarme conmigo, he vuelto a aprender a perdonarme, y tratar de focalizarme en el presente. Además lo bueno es que un terapeuta puede escucharte sin juzgarte, y me enseña a hacer lo mismo con mi pensamiento negativo y a restablecer mi amor propio. Puede ser que a veces te sientas solo, y si no tienes una terapeuta con quién hablar, te recomiendo que busques a esa amiga/o que no te juzga y que te de paz para poder hablar de tus problemas, no estás solo.

Cómo manejo la depresión y la ansiedad PARTE II: libero mis emociones Muchas veces después que nos pasa alguna situación angustiante solemos entrar en depresión, como en un agujero del cuál no podemos salir, lo que hace que no nos sintamos amadas, ni valoradas, y en muchas ocasiones solemos alejarnos de nuestros seres queridos, de las personas que amamos y que nos aman. En cierto modo inconsciente nos dejamos deteriorar. Aquí es donde hay que recordarnos nosotros mismos sobre el amor propio, porque hace toda la diferencia. A veces darnos un día para nosotros mismos y consentirnos puede ser la solución y buscar aquellas cosas que nos hacen bien, y nos traen alegría y felicidad.

Cómo manejo la depresión y la ansiedad PARTE III: comienzo el día con ejercicios de meditación y respiración. La ansiedad es una lucha diaria para mí, con este tema de la pandemia ha incrementado, muchas veces me levanto con miedo pensando que algo malo va a suceder, lo que obviamente hace que afecte mi estado de ánimo, y hace que se me complique tener un día tranquilo y sobre todo productivo. A veces también me dan ataques de pánico cuando estoy estresada con el trabajo.  Para calmar todo esto, trato de meditar todas las mañanas, sobre todo en los últimos meses se ha hecho parte de mi rutina diaria.

Los ejercicios constantes de meditación y respiración pueden producir cambios fisiológicos positivos en el sistema nervioso. Lo admito, si me lo hubieran preguntado hace unos años, probablemente me habría reído de la idea de meditar, soy la persona con menos paciencia, ever. Incluso ahora, me toma un tiempo encontrar mi lado Zen: mi cerebro corre a 100 millas por minuto y se distrae fácilmente, pero cuando encuentro esos pocos momentos de paz y atención, siento que mi ansiedad desaparece. Concentrarme en mi respiración moviéndose lentamente desde mi diafragma me calma, y ​​mi ansiedad disminuye lentamente. Además, me hace estar mucho más presente y recuperar la confianza.

Cómo manejo la depresión y la ansiedad PARTE IV: hago ejercicio e intento comer bien. Un estudio reveló cómo la mala nutrición contribuye a un estado mental menor. Comer por estrés es algo que nos pasa a muchos, así como también perder la motivación para hacer ejercicio, y esto muchas veces termina afectando a nuestra salud mental.

Y fue cuando me di cuenta que tenía que empezar darle a mi cuerpo el cariño y la nutrición que se merece cambiando mi forma de pensar sobre la comida y prestando atención a cómo me hace sentir. Ahora trato de comer alimentos ricos en magnesio como frijoles negros, espinacas, yogurt, brócoli, cereales integrales, y nueces. Y aunque no lo creas mi ansiedad está mucho más controlable, y ya no me da ganas de andar comiendo entre comidas.

El ejercicio también alivia la tensión y el así que cambié mi chip de entrenar para perder peso, ahora lo hago para mejorar mi bienestar. Obviamente como todos, hay veces que me dan ganas de quedarme en mi cama, pero después de hacerlo me siento mucho mejor.

Si bien los problemas como la depresión y la ansiedad nunca se pueden desaparecer por completo, cada día estoy un paso más cerca de convertirme en una mejor versión de mí misma siempre tratando de trabajar en ellos. La vida es realmente una cuestión de perspectiva, e insisto en ver el vaso medio lleno. Apréndete a amar y aceptarte, ese es el comienzo de un mejor camino.

Go Viral