Está bien si no amas tus estrías, pero puedes dejar de odiarlas@sarashakeel
Belleza

Está bien si no amas tus estrías, pero puedes dejar de odiarlas

Las mujeres quieren que la conversación respecto a sus estrías evolucione más allá de la pura positividad, hacia algo que se sienta un poco más real.

Hace unos años, los titulares declararon una revolución en las estrías. A medida que el movimiento del body positive se volvió demasiado grande (y lucrativo) para ignorarlo, las marcas dejaron de retocar las estrías de las modelos y comenzaron a ponerlas al frente y al centro.

Para algunas, fue una oportunidad para cambiar genuinamente sus valores; para otras, era simplemente una herramienta de marketing, utilizada para la prensa o para vender productos, sin un seguimiento real, dice Denise Bidot, una modelo curvy cuyo anuncio de Lane Bryant sin retoques se volvió viral en 2017 después de que se publicó en las páginas de Sports Illustrated, inspirando una gran cantidad de campañas.

¿Qué son las estrías?

La piel es piel, es algo que a veces deja marcas y otras no. Aquí, cortamos la jerga para explorar qué son realmente las estrías, qué se puede y qué no se puede hacer al respecto, y cómo las mujeres quieren que la conversación evolucione más allá de la pura positividad hacia algo que se sienta un poco más real.

Las estrías pueden ocurrirle a cualquier persona con piel, pero las mujeres son las más susceptibles.

Aunque las estrías tienden a ser más notorias en los tipos de piel más oscura, pueden ocurrirle a cualquier persona, independientemente de su origen étnico, género o tamaño. “Las estrías no están relacionadas con el peso en sí”, señala Cybele Fishman, M.D., dermatóloga de la ciudad de Nueva York. “Una persona muy delgada puede tenerlas, y una persona muy no puede tener ninguna”.

Si bien los hombres pueden tener estrías, las mujeres sufren más cambios corporales que las predisponen y las áreas del cuerpo con un alto contenido de grasa, donde es más probable que se desarrollen las estrías, tienden a ser más visibles alrededor de la ropa de las mujeres (especialmente en trajes de baño) que en los hombres.

Aparte del género, su genética puede determinar su probabilidad de desarrollar estrías. Algunas personas están genéticamente predispuestas a ellas.

Las estrías están, en gran medida, fuera de nuestro control

Si bien es importante hidratar y mantener la piel sana, no existe una loción o aceite que pueda anular su genética y evitar su formación. El hecho de que no todas las mujeres abrazan sus estrías es claro cuando se considera cuántas cremas y aceites curadores de las estrías hay en el mercado.

Al mismo tiempo, el número de mujeres que buscan tratamientos para tratar de eliminar sus estrías ha crecido en los últimos años, no ha disminuido, dijeron varias dermis entrevistadas para esta historia. Este paradigma extremo ha llevado a mensajes contradictorios: ¿debería amarlas en público, pero tratar de eliminarlas con cada crema en la privacidad de su propio baño?

¿Tenemos que amar nuestras estrías?

Entonces, ¿por qué no podemos simplemente sentirnos “meh” y seguir adelante? Para las mujeres que han lidiado con las estrías como resultado del aumento de peso o la pérdida de peso en lugar del embarazo, el énfasis en amar estas cicatrices puede ser igualmente desconcertante.

Las estrías pueden volverse más pronunciadas después de la pérdida de peso, ya que la piel no puede ‘recuperarse’ después de que el colágeno ha sido dañado, dice el Dr. Zeichner. A pesar de no tratar activamente de deshacerse de las estrías, estar inundada de “celebración constante” sobre ellas en las redes sociales puede ser abrumador, dice. “Puede hacer que alguien se sienta mal por no sentirse así. Pero no estás haciendo algo mal si no quieres celebrarlo”, dice.

De hecho, estás bien si tampoco quieres hablar de ellas – en lo absoluto.

Tal vez la conversación sobre la neutralidad del cuerpo deba abrirse paso: está bien no amar las estrías ni odiarlas; no necesitas pensarlo mucho.

Después de todo, decirle constantemente a las mujeres que sus estrías son hermosas y algo de lo que estar orgullosas sigue siendo, bueno, reducir a las mujeres a este tema.

Nota original: InStyle.com

Explora más en: Instyle.mx