¿Comparas tu cuerpo con los demás? Danae Mercer te invita a pararCrédito: @danaemercer

Dejemos de comparar nuestro cuerpo y aprendamos a vivir con la filosofía de vida de Danae Mercer.

Normalicemos hablar sobre manchas, celulitis, estrías, y celebremos la diversidad. Todas las pieles y cuerpos son distintos, así que hagamos a un lado el estereotipo ideal. El amor propio comienza cuando te respetas, dejas de juzgarte y te aceptas tal y como eres. Platicamos con Danae Mercer, quien tras años de lucha, aprendió que no hay necesidad de ocultar, cambiar o editar su rostro o cuerpo. La clave está en amarse a sí misma.

IS: La información es poder. ¿Qué tipo de mensaje crees que las redes sociales deberían proyectar a las mujeres?

Danae Mercer: Los medios deberían ayudar a que las mujeres puedan entenderse mejor a sí mismas. También tendrían que fomentar su empoderamiento para dejarlas brillar por lo que son. Esto se ve y se siente distinto en cada una, pero el problema es que ahora mismo, muchas de nosotras sentimos que necesitamos existir en un solo molde. Eso es parte de lo que hago en mi página: enseñarle a todas ellas que está bien ser quien eligen ser y darles herramientas para entender y navegar en esas decisiones.

IS: Las redes sociales nos han hecho pensar que nuestros cuerpos no son perfectos, ¿cuál es la importancia del amor propio?

DM: Puede sonar cursi, pero la verdadera felicidad inicia desde dentro. Yo he sido increíblemente flaca, lo suficiente para que una agencia global de modelos se acercara a mí en un centro comercial, etapa en mi vida en la que fui muy infeliz. Ahora peso más, tengo mayor celulitis, y estoy más segura y cómoda con mi cuerpo que nunca. Eso porque algo dentro de mí cambió de dirección; hay un mejor entendimiento sobre mí, de mi físico, mis metas y mi vida. Por medio del amor propio, creamos un ambiente donde, incluso, si nuestros cuerpos cambian, sabemos que son dignos y amados.

IS: ¿Por qué deberíamos dejar de compararnos con los demás?

DM: La comparación es el ladrón de la alegría. Estudios han demostrado que las personas son felices con lo que tienen hasta que les aseguran que podrían tener algo mejor. Por ejemplo: si le dieras a alguien una pelota de playa, le gustará hasta que le digas que es posible tener otra. De un momento a otro, la pelota parecerá menos emocionante. Esto es lo que vemos todo el tiempo con los cuerpos y estilos de vida, especialmente en redes sociales. Aún estoy aprendiendo a navegar en estas plataformas. El mundo de las influencers parecería que está colmado de gente rica, con glamour y confianza, que siempre sabe qué decir o hacer, como los cool kids de la escuela. Yo he sido todo el tiempo la nerd con un poco de inseguridad, así que, últimamente, he tenido que recordarme de manera constante que todos tienen una página que no leen en voz alta. Y no sólo se traduce con los cuerpos que observamos filtrados en las redes; esto sucede con vidas enteras.

IS: Si el cuerpo que tuviste a los veintes pudiera hablarle al actual, ¿qué le diría?

DM: Cuando estaba en mis veintes, literalmente moría de hambre. Mi cuerpo de los treintas le diría que comiera, que se moviera y meditara. Al realizar estas actividades, he logrado la figura que siempre quise, pero eso ha ocurrido como efecto secundario. Mi foco ahora es la salud mental; ojalá lo hubiera aprendido antes.

IS: ¿Crees que las redes sociales se dirigen hacia una era de positivismo corporal?

DM: No estoy segura, estos movimientos son una tendencia, lo cual me parece increíble; sin embargo, como cualquier moda, puede desaparecer. En verdad, espero que esto sea algo constante y consistente. Soy optimista, creo que es posible.

LIFE TIP: ” Comienza a seguir cuentas que muestren cuerpos distintos. Consume shows de TV que celebren todo tipo de formas y busca un ejercicio que te haga sentir bien. Cuando movemos nuestro cuerpo y festejamos lo que éste puede hacer, más que fijarnos en cómo se ve, nuestra mente empieza a girar hacia otro rumbo”.

Go Viral