Dinos la hora a la que te  despiertas y descifraremos tus hábitos de sueñoCrédito: @gigihadid

Si en esta pandemia tus hábitos de sueño se han visto afectados, un experto nos revela la razón y cómo contrarrestar problemas como el insomnio.

Levanten la mano: ¿quién ha sufrido de insomnio en esta cuarentena? Ahora, analicemos los tres tipos que existen. ¿Tardas más de 30 minutos en conciliar el sueño después de acostarte? A esto se le llama insomnio de inicio; ¿te despiertas en la madrugada por algún motivo, y al tratar de volver a dormir, no lo logras? Insomnio de mantenimiento, ese es su nombre. Ahora bien, ¿abres los ojos una o dos horas antes del horario programado para despertar, y ya no puedes retomar el sueño? A este último se le denomina insomnio tardío.

El Dr. José Antonio Talayero Petra denomina a este transtorno como la incapacidad de conciliar o mantener el sueño y éste, a su vez, puede ser agudo o crónico. “El agudo es causado principalmente por estrés o algún evento traumático, y suele durar de días a semanas. Por otro lado, el crónico se presenta, al menos, tres veces a la semana durante tres meses o más, y se debe a trastornos de ansiedad, así como por la toma de ciertos medicamentos”.

¿Te suenan algunos de estos factores? No podemos negar que la pandemia ha sido un evento histórico, traumático, que ha generado el estrés y la ansiedad suficiente para afectarnos en todos los sentidos, desde el cambio de rutina y el ritmo de trabajo, hasta la posibilidad de contraer el virus. En los primeros meses, la mayoría de las personas se vieron obligadas a trabajar desde casa. La sala de tele, el comedor e, incluso, la cama se convirtieron en los nuevos espacios de oficina y, no me dejarán mentir, las horas frente a la computadora incrementaron. “La luz de los dispositivos móviles y las tablets alerta a nuestro sistema nervioso central e inevitablemente también fomenta el insomnio. Además, el requerir de una atención constante para procesar la información (visual y de contenido) es un distractor potente que no permite que nuestra mente se relaje y se prepare para un buen descanso”, comenta el experto.

¿De qué modo podemos contrarrestarlo ? “Tener buenos hábitos de sueño es fundamental: implementa horarios fijos y regulares; eso implica siempre dormir y despertar a la misma hora, hacer ejercicio (idealmente por las mañanas y bajo el sol) o, bien, cuatro horas antes del horario asignado para acostarte. Tener actividades recreativas que nos den placer regula positivamente el ciclo del sueño, genera una liberación de endorfinas y permite bajar la carga de estrés”, sugiere el Dr. Talayero.

Pero cuando llega el momento de dormir, ¿qué podemos hacer para que sea más rápido? Se recomienda una cena ligera de dos a tres horas antes de acostarse, evitar bebidas energetizantes o con cafeína por la tarde o noche, tomar un baño caliente con productos que fomenten la relajación, además de procurar no ver los dispositivos electrónicos media hora antes y optar por leer tu libro favorito. “Un entorno favorable también es lo ideal. Una habitación templada o fría permite lograrlo de manera más pronta. Asimismo, evitar ruidos o distractores, como la luz del reloj que indica la hora o el celular prendido al lado de la cama”.

Todo esto ayudará a que duermas como princesa, no te despiertes por la noche y amanezcas con toda la energía necesaria. “Tanto el número de horas, como la calidad de sueño son fundamentales para gozar de buena salud. Tener una rutina establecida implica mejor atención y memoria, mayor rendimiento físico y una óptima calidad de vida”, finaliza el especialista.

VOZ DEL EXPERTO

Si tienes problemas para conciliar el sueño, no dudes buscar al Dr. José Antonio Talayero Petra. Es otorrinolaringólogo, cirujano facial y especialista en Medicina del Dormir. Teléfono de contacto: (55) 55284695 y correo electrónico:[email protected]

Go Viral