Schildhorn/BFA/REX/Shutterstock

Uno de mis grandes traumas es no tener las pestañas largas: he intentado de todo, extensiones (sí me funcionaron, pero como todo lo bueno tiene que terminar, decidí darme un break para que mis ojos descansaran por un tiempo), mascaras de pestañas caras y baratas, aceites naturales y demás, hasta que hace poco encontré la solución. Ya llevó más de un mes intentando esta rutina y he notado un cambio impactante. Te comparto los productos que uso a diario. 

Aceite de coco en lugar de desmaquillante

También probé el de almendras, pero la verdad no noté los mismos beneficios que con éste. Utilizo un rimel a prueba de agua, ya que con los otros mis pestañas se bajan, por eso es difícil retirarlo, pero con el de coco, además de que elimino cualquier residuo, las siento más suaves y largas.

Calienta el enchinador

Si pasas rápido un encendedor por éste, al estar caliente, será más gentil con tus pestañas, evitando que se rompan o caigan.

Utiliza un estimulador por las mañanas y noches

Después de haberme quitado las extensiones de pestañas, era obvio que las mías iban a estar un poco débiles por todo el tiempo que las usé. Decidí probar un estimulador para fortalecerlas, pero nunca creí que de verdad funcionara y que además me crecieran. Empecé a usar Spectral Lash de DS Laboratorios por las mañanas y noches (el instructivo lo aconseja) como delineador en la parte superior de la línea de las pestañas y después de dos semanas, noté como poco a poco crecieron nuevas. La verdad estoy fascinada con los resultados y puedo decir, que gracias a esta combinación de productos, ya no pienso regresar a las extensiones.