8 tips para disfrutar de tus eventos y evitar el food-fear en estas fiestas
Comer

8 tips para disfrutar de tus eventos y evitar el food-fear en estas fiestas

Las fiestas decembrinas ya están aquí. Para muchas personas, son los eventos más esperados del año, ¿por qué? Primero porque nos reunimos con nuestra familia, amigos y compañeros del trabajo, recibimos muchos regalos y además, disfrutamos de nuestros platillos favoritos. Pero para otras, son la época de food-fear.

Los eventos constantes de comidas delis, desvelos, y en algunos casos crudas, pueden causar food-fear. Pero tranquila, platicamos con la nutrióloga clínica y funcional, Lucía Pichardo. Creadora de The Good In Food, un increíble proyecto donde se integra el bienestar, la comida y la sustentabilidad, quién nos reveló 8 increíbles tips para disfrutar al 100 de tus eventos sin que te provoque miedo u angustia.

About food fear

Antes de mencionar los tips, queremos darte un poco de contexto: ¿qué es el food-fear?, es ese miedo a comer ciertos alimentos (o grupos de alimentos) por asociarlos con pensamientos o sentimientos negativos. “Es algo que la mayoría de las personas hemos experimentado en algún punto, y es muy común que se sienta en estas fechas. Algo que les puedo decir es que no están solos, comenta la experta.

Es importante que dejemos de definir la comida como buena o mala; sí hay alimentos que te hacen sentir mejor y otros, por ejemplo, que si los consumes de manera frecuente probablemente te hacen sentir mal. Pero es momento de dejar de definir la comida como algo juicioso o radical“, añade Lucía.

food fear

Estos son los mejores tips para tener una buena digestión, mantener el sistema inmune a tope y disfrutes de esta época y eventos maravillosos:

  1. Dormir deli es un must

Cuando estamos privados de sueño, podemos presentar ‘hambre falsa’. Literalmente es tu cuerpo pidiendo energía, y de la única forma en la que la pide es a través de una sensación de hambre, que aunque hayamos comido bien, la tenemos.

Te recomiendo que si no dormiste bien, tomes una siesta. Muchas, pero muchas veces eso es lo que el cuerpo necesita. Pero más allá de siestas, te recomiendo que duermas 8 horas religiosamente. Para dormir profundo, sí voy a recomendar lo que todos ya saben: DEJA TU CELULAR. Tenemos que romper el círculo vicioso de meternos a la cama y estar en redes sociales. Es de los peores hábitos que nos ha dado la modernidad”. 

Dormirte después de estar horas en la pantalla inhibe que puedas liberar la melatonina (la hormona del sueño) y que caigas en sueño profundo, ¿qué pasa? Vas a estar levantándote en noche, te vas a tardar mucho en quedar dormida y por ende, te levantas cansada.

  1. Tuve una posada y comí de más, ¿qué hago después?

La respuesta es nada, nada fuera de tu normalidad, nada extremo ni restrictivo. Existe muchísima evidencia que el comer y beber de manera abundante y después tener días de mucha restricción, lo que genera es un círculo vicioso de ansiedad. Vas a llegar a la siguiente comida con mucha más hambre y ansiedad y vas a comer más rápido, vas a hacer elecciones no tan buenas y segurísimo, que vas a comer más.

Lo que yo siempre recomiendo es: no hagas nada raro, sigue con tu vida tal cual como lo harías normalmente. Eso sí, si no tienes hambre (pero realmente no tienes hambre), espera a que te dé y desayuna o come o cena igual que siempre.

  1. Listen to your body talk

¿Tienes hambre? Come, pero primero descarta que no sea ni sueño ni sed. Igualmente piensa si ya estás lleno o llena, está bien parar. No tienes que comer más porque todos estén comiendo más, ni porque tu abuelita te dice que estás comiendo poquito…

  1. Toma tu tiempo

Llegamos emocionados a nuestra cena o comida, nos sentamos a comer y realmente no nos damos cuenta pero estamos comiendo a la velocidad de la luz. OJO, comer rápido te asegura tener la panza inflada después.

Mastica hasta que tu comida esté casi líquida. Si vas muy rápido, te doy un tip: deja los cubiertos sobre tu plato entre bocados. Inténtalo, de esta forma vas a evitar comer el siguiente bocado sin antes haber tragado.

  1. Para mejorar tu digestión…

Para echarle la mano a tu digestión, procura no tomar más de un vaso (o copa) en la comida. Esto es especialmente importante porque lo líquidos, especialmente el agua, diluyen el ácido de nuestro estómago, ¿what? Lo que significa es que el ácido no va a poder hacer su trabajo en digerir la comida como debería.

Esto da lugar a una digestión lenta y menos eficiente, que puede dar como resultado un abdomen inflamado después de comer. Trata de tomar agua una hora antes de la comida y una hora después, y si tienes sed, como máximo un vasito durante la comida. 

  1. Amamos el verde

But first… ¿cómo se debería ver un plato? Esto se lo digo a la mayoría de mis clientes, si no es que a todos. Un plato que se ve más verde, es un plato que te va a dar salud. Como rule on thumb te diría: llena la mitad de tu plato de cosas verdes especialmente, pero en general de verduras. ¼ de tu plato que sea proteína, ya sea salmón, tofu, pavo, huevo, etc. Menos de ¼ de tu plato carbohidratos altos en fibra como quinoa, arroz integral, arroz salvaje, camote, papa con piel, tortillas de maíz, avena, arroz negro, etc.

Y el pedacito restante dedícaselo a grasas buenas, aguacate, aceite de olivo, ghee, aceitunas, mantequilla de buena calidad, tahini, etc. Que tu plato se vea así asegurará que tengas suficiente FIBRA, PROTEÍNA Y GRASA, además de antioxidantes, que lo que harán es darte muchísima saciedad. 

  1. Agua tibia para el alma

Aprovecha estas épocas frías para tomar agua tibia a lo largo del día. Ya que es excelente para el sistema digestivo, te ayuda a ir al baño de manera regular, además de mantenerte hidratado. Con el frío se nos antoja menos el agua, por lo que tomarla tibia es una gran opción para no dejar de tomar.

Otra cosa importante: agua tibia con limón amarillo (yo prefiero amarillo por el sabor) + 1 pizca de sal marina + 1 chorrito de aceite de olivo, a primera hora por la mañana, es el elixir perfecto para no estreñirte y para echarle una mano a tu hígado. ¿Por qué? El ácido cítrico del limón esta comprobado que apoya e intensifica los procesos de desintoxicación del hígado, el aceite de olivo te dará ácidos grasos para darte energía, una piel brillante de adentro hacia fuera, y también te ayudarán a ir al baño temprano por la mañana.

El agua tibia junto con la sal, da soporte a las glándulas adrenales y nos ayudan a rehidratarnos después de deshidratarnos durante la noche. 

  1. Golden Milk

La leche dorada la puedes incluir todos los días de tu vida. La cúrcuma tiene un poder antiinflamatorio fuertísimo cuando es tomada junto con una grasa y pimienta negra recién molida. Por lo que te recomiendo que en las noches, antes de dormir, te tomes una tacita de leche dorada.

Te compartimos la receta: 

  • ½ taza de agua tibia o caliente 
  • ½ taza de leche de coco sin azúcar 
  • 2 cucharaditas de cúrucma 
  • ½ cucharadita de ghee o aceite de coco 
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida 
  • canela al gusto 
  • menos de ½ cdita de jengibre en polvo 
  • Cardamomo en polvo al gusto 
  • Miel cruda local de abeja (no la del súermercado), stevia o fruto del monje para endulzar tanto como quieras. 

Explora más en: Instyle.mx