La nueva película de Gael García triunfa en Sundance (no sin tener polémica)
Breaking

La nueva película de Gael García triunfa en Sundance (no sin tener polémica)

Durante el Festival de Cine de Sundance este fin de semana, se presentó Cassandro: la película más reciente de Gael García que fue todo un éxito. Dirigida por Roger Ross Williams (ganador del Óscar por Life, Animated), esta biopic memorable y de las cintas más esperadas del año, es un retrato sobre la vida del luchador homosexual mejor conocido como Cassandro.

Los críticos del cine han aplaudido la película por sus escenas que recrean el verdadero espectáculo de lucha libre, su dirección, guión y por supuesto, la interpretación del actor mexicano. 

Por otro lado, ha resurgido la polémica sobre actores cisgénero interpretando a personajes queer.

Aquí te contamos todo lo que tienes que saber al respecto.

¿Quién es Cassandro y de qué trata la película?

Como un ícono queer en un deporte hiper machista, Saúl Armendáriz se volvió la estrella en el cuadrilátero con su personaje de luchador: Cassandro o El Exótico. Marcando un antes y un después en el segundo deporte más famoso en nuestro país después del futbol soccer, Cassandro rompió las reglas en un deporte homofóbico dentro de un contexto católico.

Presentada por Prime Video, la película es un retrato sobre la vida de Saúl, su lucha contra la homofobia, la exploración de identidad y la trayectoria de cómo se convirtió en una verdadera estrella, como una de las figuras principales de este deporte.

cassandro película gael garcía

Sin caer en el cliché o la exageración de retratar a un luchador gay, Williams cuida mucho la representación de un personaje amanerado, dejando atrás el espectáculo superficial (incluso le pidió a la diseñadora de vestuario Mariestela Fernández que no se excediera con las lentejuelas).

Y es que, en la lucha libre “los exóticos” eran estos personajes homosexuales actuados por los luchadores con gestos afeminados; pero en realidad no eran homosexuales, sino que era la trama del show donde los exóticos, rechazados por el público, nunca podían ganarle a sus contrincantes “los machos”. Sabemos que este deporte siempre ha sido un espectáculo donde todo está cuidadosamente predeterminado y acordado según lo que el público quiere ver. Por eso un luchador nacido en El Paso sacudió este mundo machista cuando se ganó el amor de los espectadores como “el Liberace de la lucha libre” en un disfraz de leopardo creado con una prenda de su madre, quien por cierto, siempre lo aceptó como era, a diferencia de su padre que los abandonó.

La película muestra flashbacks de su niñez y la experiencia de ser queer. Obviamente, esta historia emotiva se llena de temas serios pero no deja atrás una chispa de humor y alegría viniendo de un personaje que siempre se celebró a sí mismo.

Y mientras esta no es la primera vez que se habla de alguien subversivo, algunos dicen que la cinta es un verdadero triunfo porque se adentra a un “territorio fresco”. Como el primer “exótico” que triunfó en las luchas, esta es sin duda de las mejores actuaciones de Gael García, quien realiza todos los movimientos artísticos y escenificados de lucha libre sobre el ring, incluso junto al legendario El Hijo del Santo que se interpreta a sí mismo para recrear la vez que enfrentó a Cassandro.

La polémica sobre actores hetero y cis interpretando a personajes queer

No es una novedad que por mucho tiempo las historias LGBTTIQ+ no se contaban con tanta apertura, pero hoy, con más películas sobre personajes queer, surge una nueva controversia: ¿deberían los actores cis y hetero seguir siendo elegidos para roles queer? Este debate ha hecho que actrices como Scarlett Johansson o Halle Berry se retiren, de la mano de disculpas públicas, de roles transgénero para los que habían sido seleccionadas respectivamente.

En los últimos años este debate ha encendido las redes a partir de de diferentes cintas donde los personajes aparentemente queer se convierten en una interpretación que cae en una exageración sobre un estereotipo ofensivo. Y es que siempre existe ese peligro, ya que, como alguna vez declaró la actriz transgénero Zoey Luna (The Craft), “creo que cuando una persona cis interpreta un papel trans están trayendo más de una proyección”.  

Apenas en los 90 fue la primera vez que un actor abiertamente gay interpretaba a un personaje gay con Wilson Cruz en My So Called Life. Pero detrás del argumento sobre la autenticidad y experiencia real, también está la problemática de la diversidad dentro de la industria. Se ha comprobado que en la televisión esta transformación ha sido mucho más fácil que en la gran pantalla, donde hay mucho menos personajes homosexuales y, los transgénero están contados con los dedos de la mano

. Esto se sospecha que es porque la televisión, como Netflix, Hulu y Amazon, se dirige a las generaciones jóvenes y las grandes compañías cinematográficas se centran en una audiencia más grande y generalista.

Los actores de Hollywood obtienen menos papeles después de declararse abiertamente queer, algo que Rupert Everett confesó en 2010 cuando habló de su coming-out experience… y no es sorpresa. Es así cómo la opinión sobre la experiencia y la autenticidad detrás de un personaje queer viene acompañada de cómo los actores heterosexuales tienen más oportunidades para desempeñar roles fuera de su propio género y sexualidad, mientras los actores homosexuales y trans por ejemplo, casi nunca son seleccionados para roles cisgénero o hetero, por eso el argumento de que los personajes queer deberían reservarse para los actores queer.

Incluso Julianne Moore reflexionó años después sobre su rol como mamá en un matrimonio del mismo sexo en The Kids are All Right: “He pensado mucho en eso. Aquí estábamos, en esta película sobre una familia queer, y todos los actores principales eran heterosexuales…Miro hacia atrás y digo, ‘Ouch. Wow’. No sé si haríamos eso hoy. No sé si nos sentiríamos cómodos”. 

Hoy en día se trata de darles visibilidad a otros actores, no los que siempre han estado en las carteleras, para que las personas cuenten su verdadera historia. Pero el discurso se vuelve más complejo cuando recordamos a Jake Gyllenhaal y Heath Ledger en Brokeback Mountain, Cate Blanchett en Carol, Tom Hanks en Philadelphia, Eddie Redmayne en La Chica Danesa, a Hilary Swank en Los chicos no lloran… o a Gael García en Cassandro, quien ha hecho una declaración sobre las criticas:

“Es bastante peligros pensar que solo podemos representar a personas que son como nosotros. En este sentido, si quieres la realidad, entonces no habría nadie mejor que Saúl para crear a Cassandro”.

En esta cinta, para Roger Ross Williams (como otros directores) es sumamente relevante que el conflicto queer permanezca relativamente discreto ya que representarlo con obviedad sería perpetuarlo.

Explora más en: Instyle.mx