Los mitos del protector solar para piel grasa
Belleza

Los mitos del protector solar para piel grasa

Una experta nos explicó la verdad detrás de los mitos del protector solar y la piel grasa, para que de una vez por todas elimines de tu mente las dudas e incorpores a tu rutina diaria un bloqueador.

Ya sabemos que una de las claves para evitar el envejecimiento prematuro de la piel, las manchas y el cáncer de piel es usar protector solar de la forma correcta (no solo todos los días, sino en la cantidad necesaria y replicando varias veces al día), pero quienes tienen la piel grasa muchas veces sienten que tienen que tienen que decidir si quieren protección o un look flawless.

Platicamos con la doctora Aurora Garre Contreras, gerente médico de Marketing de la marca española ISDIN para saber por qué esto no necesariamente es verdad.

Mitos del protector solar y la piel grasa que debes dejar de creer

Mito: El protector solar se siente desagradable en la piel 

“Necesitas encontrar un fotoprotector solar que quieras usar todos los días y que no te moleste reaplicar o llevar en tu bolsa”, dice la experta. Si el que has estado utilizando hace que tu cara tenga un brillo que no te gusta o una textura que te desagrada, es hora de seguir buscando.

La buena noticia es que la tecnología ha mejorado mucho desde los tiempos en los que tu mamá te ponía protector en la playa, y puedes encontrar productos con textura en gel o agua, como la FusionWater de ISDIN, o incluso en polvo fácil de reaplicar. Estos protectores tienen una textura que se absorbe súper rápido y nunca te dejan brillo, capa blanca de color ni la sensación de “máscara”.

mitos protector solar piel grasa

Mito: El protector solar hace que tu rostro genere más sebo o grasa

No es tu imaginación, es posible que hayas utilizado bloqueadores solares que sí generen problemas a tu piel grasa, nos dice la doctora Garre Contreras: “te tapa los poros, te aporta más grasa, deja una textura en tu cara, etcétera”.

Lo que debes buscar es un producto con textura ultraligera, que sea libre de aceite mineral, que no sea comedogénico (es decir, que no obstruya los poros) y que sea oil control o controle la cantidad de sebo.

Mito: Usar maquillaje y protector solar también aumenta el sebo

Este es otro mito que puede ser realidad, dependiendo de tu rutina. “Si tienes piel grasa, es muy difícil que tu base de maquillaje tenga las características anteriores de ser libre de aceite mineral, no comedogénico y oil control. Es complicado, porque el maquillaje contiene muchas grasas”.

Por eso una buena opción es encontrar un protector solar o producto de skincare que sí tenga todos estos beneficios e incluya color. Con esto lograrás un “no makeup look” pero que sí unifique tu tono de piel. 

Mito: Solo necesitas proteger tu piel en la playa o cuando te dé el sol directamente

Este mito aplica para todo tipo de pieles. Muchas personas creemos que no necesitamos usar protector solar si estamos dentro de la casa, haciendo home office. Pero esto no es verdad:

“La radiación ultravioleta (UBV)  es muy potente y es la que te quema, produce fotoenvejecimiento y causa cáncer de piel, pero solo aparece en la mitad del día. Si estás junto a una ventana, el UBV no te quema, pero sí te llegan los rayos UVA, los cuales oxidan tu piel y también causan fotoenvejecimiento”. 

Esta es la razón por la que tu rutina de la mañana debe incluir un fotoprotector solar siempre, sin importar tu tipo de piel, y por la que es importante replicarlo cada 2 a 4 horas.

Explora más en: Instyle.mx