¿Cerrarán las tiendas físicas?, ¿cómo compraremos beauty en el futuro?

¿Seguiremos comprando en tiendas físicas? Los expertos de BEAUTYSTREAMS nos revelan cuál es el futuro de las compras de beauty.

El futuro ha llegado. Pero ¿cómo se adaptarán las marcas de beauty ante el cambio? Históricamente, la belleza ha sido experiencial, ya que no hay nada como oler, sentir y tocar un artículo antes de probarlo. Ante la crisis sanitaria mundial, las firmas deberán repensar su forma de compra e, incluso, la manera en la que crean sus productos.

Quizá no nos transportamos aún en naves espaciales ni tenemos un robot que nos viste o nos peina, como en el programa de Los supersónicos, pero la tecnología ya es parte de nosotros y cada día tomará mayor relevancia. Basta con elegir como ejemplo los cambios que vivimos debido a la pandemia, cuando ejercitarnos de la mano de un coach que vemos en televisión, como Jane Jetson, es común, y los objetos inteligentes que facilitan la rutina son la mejor inversión. Pero ¿qué pasa con la industria de la belleza?

Ahora, el reto que tienen las marcas es renovar la experiencia de compra. ¿Cómo harán para destacar en el ámbito digital?, ¿será el fin de los espacios tangibles? Los expertos de BEAUTYSTREAMS (compañía mundial que se dedica al análisis de tendencias) lo tienen muy claro: “El futuro radica en combinar la facilidad de las compras en línea con experiencias físicas renovadas que amplifiquen la personalización y la higiene en la tienda. Que, además, ofrezcan citas individualizadas, agilicen la selección de productos a través de la tecnología y organicen eventos comunitarios Covid-friendly que se basen en el importante contacto humano”.

Bajo ese argumento, la tienda física, como explican los especialistas, seguirá siendo un gran canal de distribución. Sin embargo, no podemos subestimar el auge tecnológico. Como lo que hizo Chanel, que recientemente lanzó su propio formato de Try On en su página web, donde puedes probarte el makeup en vivo subiendo una foto o video. La misma ruta han seguido marcas como L’Oréal y MAC con el programa YouCam, e incluso Avon, la cual transformó su venta presencial con un folleto virtual en el que puedes jugar con todos los objetos del catálogo antes de adquirirlos.

Es así como la experiencia digital tendrá que escalar otro nivel y la física deberá intensificar las medidas de higiene para que el usuario compre con tranquilidad. Un gran modelo de innovación se lo lleva YSL Beauty, que estrenó este año una tienda en la Ciudad de México (C.C. Perisur), donde puedes experimentar con los artículos a través de Modiface, una pantalla que registra tu rostro y te arroja recomendaciones. Una vez que tienes los picks elegidos, la asesora te guía con ellos.

El nuevo desafío será formular pruebas personalizadas para aplicarlos, sentirlos, ver si te gustan y no arriesgar la salud. Pero no te preocupes, ya hay excelentes prototipos gestándose en la industria para que al comprar de modo presencial, evites compartir beauty products con los demás.

Los hábitos del consumidor también han cambiado tanto, que las firmas están revolucionando la manera en la que crean sus productos; de hecho, están migrando a otras plataformas para su difusión. Tal es el caso de NARS UK, que creó una playlist de la mano de Spotify, desde la cual podías pedir vía Alexa o Google Assistant muestras gratis de sus colecciones de makeup más icónicas (y te llegaban a domicilio).

Otro ejemplo revolucionador sucedió hace unos meses con la marca coreana Glow Recipe, que lanzó su primer programa de pruebas en casa, mismo que ofreció la oportunidad de acreditar en primicia un lanzamiento (al comprar más de 50 dólares en su tienda en línea). Además, si adquirías el artículo en los primeros dos días de haberse presentado, participabas en una masterclass de skincare exclusiva para resolver dudas y conocer los secretos de los expertos detrás del cosmético.

La clave está en evolucionar, tal como lo explican los especialistas de BEAUTYSTREAMS: “La realidad virtual, el acercamiento más íntimo al cliente y las tecnologías disruptivas cambiarán la forma en que los consumidores descubren, experimentan y se conectan con las casas de belleza. Esto es lo que garantizará la lealtad del comprador en los próximos años”.

Go Viral