Sucedió hace casi 50 años y de la manera más inesperada. Su diseño apenas costó
45 dólares y ahora se ha convertido en uno de los más de 1500 emoticonos que existen en redes sociales para expresar sentimientos y emociones.

En el Smiley Day te contamos el origen de la carita feliz.