Salir a la calle y hacer tus actividades cotidianas “de cara lavada” no es tan fácil si estás acostumbrada a llevar —por lo menos— un poco de blush y corrector de ojeras. Pero darle un respiro a tu piel de vez en cuando es súper importante, así que aquí te decimos cómo lucir fresca y sentirte confiada, aún sin una gota de maquillaje.