Nuestro amor por los zapatos nos lleva muchas veces a cometer errores muy graves con nuestros pies. No sólo los modelos altos son problemáticos, conoce otros cinco estilos que pueden estar dañando tu salud.

Lee: Los zapatos en rebajas que te sacarán de cualquier apuro este verano

Caminar largas distancias o estar mucho tiempo de pie es algo que nos pasa muy seguido y muchas veces no estamos preparadas con el calzado correcto. Esto no quiere decir que atengas que sacar de tu clóset aquellos zapatos con tacón XXL y que amas; sólo es necesario que conozcas que modelo puedes ocupar por varias horas sin poner en riesgo tus pies.

1. MULES

El llevar el talón libre hace que los dedos de tu pie hagan más fuerza de lo normal, esto para evitar que el zapatos se salga en cualquier momento. Este esfuerzo extra puede llegar a cansarte más rápido, algunas fracturas o tendinitis en casos más graves.

BONUS TIP: Procura usar este modelo pocas veces al mes o en paseos muy cortos u opta por llevarlos con correa en la parte trasera.

Getty Images

Lee: 7 zapatos perfectos para un día largo en la oficina

2. FLIP FLOPS

La suela de las sandalias de goma tiende a ser poco segura en la mayoría de los pisos e igual que en el caso anterior, tus dedos están en una continua batalla para evitar que se salga en alguno de tus pasos. Además su suela totalmente plana no da el soporte que tu arco del pie necesita.

BONUS TIP: Busca sandalias con suelas un poco más gruesas, correas para sujetar el pie y con un ligero soporte en la parte inferior para el arco de tu pie.

Getty Images

 

3. PLATAFORMAS

Pueden parecer una buena alternativa si quieres verte más alta y no cansarte. El problema de este modelo es que la suela tan gruesa no permite el doblez natural de tu pie en cada paso. Lo que puede llegar a ocasionarte problemas a largo plazo.

BONUS TIP: Busca los modelos con plataforma mas ancha de atrás y más delgada al frente.

Getty Images

Lee: Hay alguien que usa los zapatos de la Reina Isabel antes que ella para aflojarlos

4. BOTAS MINERAS

Seguro tienes mínimo un par en tu clóset y pueden ser muy cómodas. Su problema radica en su peso y estructura muy rígida. Aunque es importante que tengas en cuenta que una piel ya muy desgastada ya no proporciona el soporte correcto a tu pie.

BONUS TIP: Las suelas delgadas y flexibles son una apuesta más saludable en este modelo.

Getty Images

 

5. SOCK BOOTS

Estas botas que parecen calcetines poco a poco se adueñaron del street style. Y podrían parecer muy cómodas, la verdad es que al tener una estructura frágil tus pies pueden sufrir artritis y desgarres musculares.

BONUS TIP: Al momento de probarte este modelo cuida que tu pie no se deslice al frente. Esto ayudará a evitar la tensión en tus dedos.

Getty Images