Foto: Cortesía Dior

Tête de mort es la nueva colección de joyería de Dior, diseñada por la directora artística de la división de alta joyería de la firma, Victoire de Castellane; está inspirada en el amor a la vida y a todo lo que hay en ella, sentimiento que Christian Dior plasmó en su Little Dictionary of Fashion: “Lo que se que hagas –por amor o por placer– ¡hazlo con amor! ¡Vive con pasión!”. Además, de Castellane reinterpreta dos frases en latín que nos recuerdan vivir cada momento al máximo. Memento Mori (recuerda que morirás) y Carpe Diem (aprovecha el momento).

Esta no es la primera vez que se usa esta temática en una colección de Dior, en 2001 la directora artística exploró el tema de la vida y la muerte en la joyería con una colección llamada La Fiancée du Vampire y en 2009 volvió diseño Reines et Rois. En 2013 la colección de alta joyería Tête de mort continuó con la historia y puso a prueba los límites del know-how en los ateliers de Dior, ofreciendo piezas con gemas brillantes y delicadamente talladas.

Lee: ¿A qué huele la nueva fragancia de Dior inspirada en Jennifer Lawrence?

Este escenario poblado con personajes misteriosos, dio origen a seis nuevas piezas Tête de mort —tres anillos y tres collares— que esconden algunos secretos a simple vista. Si observas detalladamente, puedes descubrir que la pieza en oro amarillo y amatista está decorada con un trébol formado con pequeñas tsavoritas, un guiño a uno de los amuletos favoritos de Christian Dior.

Foto: Cortesía Dior

La pieza en oro blanco y azul calcedonia, está adornada con una corona de lirio de los valles, una de las flores favoritas del couturier, que tenía la costumbre de usar como fistol o colocarla en los dobladillos de sus vestidos de Alta Costura.

Foto: Cortesía Dior

Lee: Las escaramuzas y las charreadas inspiraron la colección crucero 2019 de Dior

Detrás de la elección del color hay un nuevo enigma, ya que cada tono simboliza un estado mental: la fuerza se caracteriza por el azul profundo de la calcedonia; la paz, por la pulverulenta rosa de cuarzo; y el equilibrio por la delicada violeta de la amatista. Estas piedras fueron seleccionadas por la casa por su color natural pastel y profundo; luego fueron talladas a mano para revelar los detalles minuciosos.

Foto: Cortesía Dior