Bettmann / Contributor

La comida italiana es de las favoritas de todo el mundo y no existe mayor placer que comerte un gran plato de espagueti. Sin embargo, lo primero que nos dicen cuando queremos perder uno que otro kilito de más es bajarle a las harinas, especialmente el pan y las pastas.

Afortunadamente, no hay necesidad de despedirnos de la comida italiana, pues nuestras amigas las verduras pueden sustituir a la pasta. ¡Así como lo lees!

Lee: ¿Las verduras sabotean tu dieta para bajar de peso?

Aquí te dejo unas recetas deliciosas y sencillas de pastas low carb.

Lasaña de berenjena

Primero debes cortar los extremos de dos berenjenas y cortarlas a lo largo en láminas de aproximadamente medio centímetro. Para quitarles lo amargo, remójalas unos 20-30 minutos en agua con sal. Posteriormente, escúrrelas, sécalas y dóralas en un sartén a fuego medio con 1 cucharada de aceite de oliva. Para la salsa, pica 2-3 dientes de ajo y sofríelos en una ollita con otra cucharada de aceite de oliva. Agrégale 4 jitomates picados en cubos y hierbas finas, sal y pimienta. Cúbrela y déjala cocer hasta que los jitomates se ablanden. Para formar la lasaña, pon capas de berenjena, de salsa y de queso Parmesano o Mozzarella (en ese orden), terminando en una de queso. Hornéala a 180° por 15 minutos.

Risotto de coliflor

El risotto es un tipo de arroz italiano, pero con una cabeza de coliflor cruda puedes obtener un “arroz” simplemente troceándola y moliéndola en un procesador de alimentos. Mientras tanto, en una olla sofríe 1 taza de cebolla picada con 1 cucharada de aceite de oliva. Después agrega la coliflor cruda molida junto con ½ taza de vino blanco y 1 taza de caldo de pollo desgrasado. Remueve la mezcla hasta que se consuma el líquido. Retíralo del fuego y agrega ½ taza de queso Parmesano rallado, sal y pimienta. Si quieres, puedes añadirle champiñones, kale, espinaca o cualquier otra verdura que se te antoje.

Espaguetti

Así como la coliflor puede hacerle de “arroz”, de la calabacita italiana y de la zanahoria puedes obtener “espagueti”. Corta los extremos de dos calabacitas y dos zanahorias bien lavadas y desinfectadas, y ponlas a cocer durante 2-3 minutos en una olla con agua hirviendo. Pasado ese tiempo, sácalas e inmediatamente échalas en agua con hielos. A esta técnica se le llama “escaldado” o “blanqueado” y hace que tus verduras estén cocidas, pero que no pierdan su textura ni su color. Para obtener tus espaguetis tienes tres maneras: utilizar un rallador especial, un rallador de queso convencional y pasas tus verduras a lo largo y con cuidado, o las cortas en tiritas muy finitas con un cuchillo. Ahora simplemente acompáñalas con tu salsa de pasta preferida (pesto, marinara, boloñesa, Alfredo, …) y ¡listo!