Foto: Shutterstock

El estómago y el intestino se relacionan con el cerebro de una forma muy interesante, por lo que cuando estamos estresadas o nerviosas, es muy común que presentemos alguno síntomas como dolor de estómago constante y en forma de puntada, sensación de mareo o de estómago muy lleno, abdomen inflamado y con dolor, digestión lenta y eructos frecuentes, dolor de cabeza y malestar, pérdida del apetito y vómitos o ganas de vomitar. Si padeces de la mayoría de estos síntomas muy probablemente tengas gastritis nerviosa.

Hay ciertos alimentos nos pueden ayudar a atravesar este momento de manera que no suframos tanto, al ayudar a disminuir los síntomas. Para ello te recomendamos cuáles incluir y cuáles evitar en tu día.

Consume verduras cocidas, te recomendamos principalmente el consumo de nopal, y trata de evitar verduras como alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, cebolla y ajos o ácidas como el tomate y jitomate. En cuanto a frutas, trata de comerlas maduras y evitar las cítricas como la naranja, guayaba y toronja.

Lee: Los expertos confirman lo que nos temíamos: El estrés engorda

El arroz al vapor, pasta y pan integral no hay ningún problema en consumirlos, todo lo que sea pastelería como galletas con chocolate, croissants o bollos, es mejor evitarlos consumirlos.

El pescado es tu mejor aliado, sin embargo también puedes consumir pollo o huevo.

Si te encanta tomar leche, mejor opta por la leche light, el queso fresco o los yogurt light y que estos no sean de diario. Eso sí, evita a toda costa la leche entera.

Lee: Los mejores shower gels para quitar estrés y cansancio

5 consejos más…

  1. Come 5 veces al día en moderadas cantidades y despacio para que tu estómago tenga que trabajar menos.
  2. Evita preparaciones con grasa (frito, capeado y empanizado), elige cocciones sencillas como al vapor, a la plancha o al horno.
  3. Cena dos o tres horas antes de acostarte.
  4. Evita las temperaturas extremas de tus alimentos.
  5. Evitar lo picante.