Después de haber anunciado su embarazo, Meghan Markleduquesa de Sussex, tendrá que modificar su dieta y dejará de comer algunos de sus platillos favoritos. Esta vez no lo hará como parte del estricto protocolo royal –que por cierto ha roto en varias ocasiones– , sino para evitar ciertos riesgos para ella y su bebé a bordo.

Te contamos los detalles en este video: