Cortesía Unplash: Kelsey Chance

Una de las primeras cosas que te retiran cuando te pones a dieta es el alcohol. ¿Por qué? Simplemente porque nos aportan calorías vacías, es decir, no nos ofrece ningún beneficio.

Generalmente asociamos la comida con la bebida, sobre todo en momentos en que celebramos algún hecho importante como reuniones con los amigos o familiares, aniversarios, bodas o fiestas. En estas ocasiones además de cometer excesos con la comida, también solemos excedernos en la toma de bebidas alcohólicas.

Lee: Los efectos del alcohol en tu cuerpo

Unplash: rawpixel

Lee: ¿Qué tan bueno es el vino blanco para tu salud?

Si quieres salir, tomar y divertirte, aquí te dejo unos consejos para ayudarte a no salirte tanto de tu dieta:

  1. Ten un plan antes de salir. Ponte ciertas reglas y enfócate a cumplirlas: Me tomaré 1 copa ó me tomaré dos copas.
  2. Come un poco de verduras y proteína antes de salir. Esto te llenará y mantendrá satisfecho.
  3. Pide agua además de tu bebida. Toma un trago de agua por cada trago de tu otra bebida.
  4. Planifica tu día, si sabes que vas a tomar, limita tu consumo de azúcar y carbohidratos durante el día ya que el alcohol ya tiene suficiente azúcar y calorías.
  5. Utiliza agua natural o mineral para mezclar tu bebida. Si quieres mantener bajas tus calorías esto es esencial, trata de evitar los refrescos.
  6. No caigas en los antojos. Cuando estás bebiendo comienza la ansiedad, mantente alejado de consumirlos para no sumar más calorías.

Recuerda tomar suficiente agua antes de dormir y al levantarte. El alcohol hace que el cuerpo se deshidrate, con lo cual limita la acción de la hormona anti-diurética que controla la cantidad de agua que el cuerpo elimina. Su funcionamiento se ve afectado cuando bebes, si tomas suficiente agua ayudarás a hidratar tu cuerpo y a no afectar tanto tu rendimiento al otro día.