El calentar antes de tu rutina puede determinar tu rendimiento y evitar lesiones. ¿Crees que lo estás haciendo correctamente?

El calentamiento funciona como una preparación para el ejercicio, no sólo para tus músculos, sino también para tus articulaciones, tu corazón y tu metabolismo.

ejercicio de abdómen
Cortesía Nike

Un buen calentamiento debe de durar por lo menos 5 minutos, pero lo ideal es que dure 15. ¡Sí, leíste bien! El calentamiento ideal dura 15 minutos porque es el tiempo que tardan los sistemas de producción de energía de tu cuerpo en llegar a la famosa “quema de grasa”.

Lee: ¿Haces ejercicio y no ves resultados? 10 errores que podrías estar cometiendo

Además, arrancarte con el ejercicio sin haber calentado antes fatiga a tus enzimas productoras de energía y a tu corazón, cansándote muy pronto.

Ahora, muchos piensan que lo que debes hacer en un calentamiento es caminar un ratito o estirar brazos, piernas y espalda. ¡Error! Es importantísimo en el calentamiento mover tus articulaciones. Piensa que casi no se han movido, por lo que hay muy poco líquido sinovial —encargado de evitar la fricción del cartílago. Calentar las articulaciones fomenta su llenado con líquido y que no se desgaste el cartílago del hueso, evitando lesiones articulares.

Lee: Tips para evitar el dolor muscular después del ejercicio

Empieza haciendo círculos con los pies. Después, separa las piernas a la altura de los hombros y flexiona tus rodillas ligeramente, sin hacer una sentadilla completa. Luego te pasarás a la cadera, haciendo círculos para un lado y para el otro y moviéndola de atrás hacia delante. El siguiente paso son las vértebras de la espalda baja: separa las piernas un poco más y trata de bajar la cabeza entre las piernas lo más que puedas. Ahora vamos con los hombros: extiende tus brazos a los lados, cierra tus puños y haz círculos hacia delante y hacia atrás. Finalmente, mueve tu cabeza de lado a lado, arriba y abajo, y círculos hacia ambos lados. Repite cada movimiento 30 veces y ve en orden, ya sea de arriba para abajo o de abajo para arriba, como tú te sientas cómoda. Sin darte cuenta, ¡ya llevas casi los 15 minutos y estás lista para la acción!

Y tú, ¿estabas calentando bien antes del ejercicio?