(Foto: Shutterstock)

Si eres de las que creen que para cuidar su figura en esta época, deben quedarse con las ganas de probar los exquisitos platillos mexicanos y resistir a la tentación, ¡te equivocas!. A diferencia de lo que muchos creen, la mayoría de estos platillos típicos resultan ser bastantes saludables, solo debes hacer algunos ajustes.

No es necesario torturarte de esa manera este mes patrio, es cuestión de saber que puedes hacer para que tus platillos no sean altos en calorías y cuidar las porciones. Te decimos cuáles son los platillos que podrás consumir sin culpa.

Quesadillas

(Foto: Shutterstock)

Si son de queso panela o oaxaca con tortilla de maíz y son preparadas al comal, el aporte de kilocalorías es mucho menor. Una quesadilla frita tiene alrededor de 900 calorías mientas que, si sigues estos tips, puede llegar a tener 265 calorías (menos de la mitad). Puedes agregar verdura como champiñones, nopales o rajas para aumentar el consumo de verduras.

Pozole

(Foto: Shutterstock)

¡Se vale consumirlo! siempre y cuando la carne no sea de cerdo, te recomendamos consumir de pollo. Prepáralo con un caldo libre de grasa y agrega verduras. Puedes acompañar tu pozole con una o máximo dos tostadas horneadas, con queso panela, una embarradita de crema y añade verduras como jitomate, rábano y lechuga para crear volumen (esto nos ayuda a sentir más saciedad).

Antojitos

(Foto: Shutterstock)

Los antojitos mexicanos como los sopes, huaraches o tlacoyos, al combinar frijoles con el maíz aportan proteínas de alta calidad que se pueden comparar con las de la carne. Acompáñalos con guacamole, nopales y pico de gallo para incluir algo de verdura.

Nuestra comida mexicana es deliciosa y estos cambios muy sencillos los puedes realizar en estas fiestas para no sentirte culpable, sin sacrificar el sabor y la tradición. Sin duda no hay impedimento para que disfrutes estas fechas.