UNPLASH

Todos sabemos que debemos calentar antes de ejercitarnos, pero muchos de nosotros decidimos evitarlo y comenzar directamente con el entrenamiento. Tal vez parte del problema es que no sabemos lo importante y los beneficios que tiene calentar antes de comenzar la rutina. Si te digo que calentar es básico para que no te lastimes ¿lo tomarías más en serio?.

Lee: Tips para evitar el dolor muscular después del ejercicio

Muchas personas piensan que el calentamiento es un complemento del entrenamiento y que basta con dedicarle un par de minutos. Pero no es así, el calentamiento es una parte fundamental que debemos hacer siempre antes de comenzar a entrenar. El tiempo recomendado para calentar bien las articulaciones y empezar a acelerar nuestro metabolismo es de 10 minutos como mínimo. 

Las 3 razones más importantes por las cuales debemos calentar antes de entrenar son:

1. Nos ayuda a entrar en calor: Calentar antes de entrenar es algo fundamental para comenzar a mover nuestras articulaciones y nuestro sistema nervioso central de forma suave  y así comenzar a subir nuestro ritmo cardíaco paulatinamente.

Lee: 10 señales de que estás abusando del ejercicio

2. Mejora el desarrollo muscular: Si buscar tonificar y formar músculo, entonces el calentamiento es muy importante para ti, ya que te permite calentar el músculo que vas a trabajar y te ayuda a mejorar tus movimientos. Esto se traduce después en un cuerpo tonificado y saludable.

3. Reduce el riesgo de lesiones: El calentamiento de articulaciones reduce la posibilidad de daño por alargar el músculo continuamente. Si calientas las articulaciones que vas a trabajar te ayudará a mejorar tu flexibilidad, evitando así la posibilidad de un desgarro.

Lee: Si el gimnasio no es lo tuyo, estas 5 apps para hacer ejercicio serán tu salvación

Los ejercicios ideales para antes de cada entrenamiento son aquellos que simulen movimiento, como las zancadas, las sentadillas ó los movimientos de muñecas y hombros en caso de realizar un trabajo con la parte superior.

Después de terminar tu calentamiento articular, es recomendable continuar con un ligero calentamiento activo para activar el metabolismo y comenzar a entrar en calor, un ejemplo de ejercicios son: trotar, caminar, andar en bicicleta.