UNPLASH

Algunas personas se levantan de la cama apenas suena su alarma y se alistan enseguida para ir a hacer ejercicio. Pero también están las personas que posponen su alarma varias veces antes de levantarse y prefieren quedarse durmiendo un ratito más antes que ir al gimnasio.

Hacer ejercicio por la mañana puede parecer la peor opción y puedes llegar a desistir pero la realidad es que es la mejor opción para que tu cuerpo se sienta bien y se llene de endorfinas.

Lee: Si el gimnasio no es lo tuyo, estas 5 apps para hacer ejercicio serán tu salvación

Una vez que comienzas con la rutina automáticamente todo comienza a fluir, comienzas a generar ganas de llevar una alimentación sana, incrementa tu energía, cambias de humor, te sientes bien y te rinde más el día.

Las personas que se ejercitan durante la mañana son más constantes haciendo ejercicio, que aquellas que lo dejan para la tarde. “Si lo dejas para la tarde habrás acumulado 20 razones para posponerlo”.

5 razones por las que es mejor hacer ejercicio por la mañana

beneficios de ejercitarse en la mañana

1. Mayor Motivación: Por la mañana te encuentras descansado, con ganas de iniciar el día, a diferencia de la tarde que te gana el cansancio, el estrés y los pendientes.

2. Aceleras tu metabolismo: Cuanto más temprano te actives, más rápido comienza a funcionar tu metabolismo, y lo mejor es que tienes más horas del día para seguir quemando. Esto funciona especialmente cuando haces rutinas HIIT o rutinas de resistencia.

3. Está comprobado que realizar cardio en ayunas ayuda a quemar más calorías. Se quema alrededor del 20 % más con el estómago vacío.

4. Mejora la concentración mental: Diversos estudios demuestran que hacer ejercicio potencializa la actividad mental por el resto del día; efecto que puede durar hasta 10 horas después de hacer ejercicio.

5. Regula el apetito: Ayuda a controlar el apetito a lo largo del día. Además, te ayuda a controlar mejor la sensación de hambre.

Consejos para poder hacer ejercicio por la mañana

ejercicio en playa
istock photo

1. Sé organizado: una mañana antes organiza tu maleta de ejercicio, revisa qué clase tomarás en el gimnasio. Organiza el día con anticipación para que no haya pretexto de faltar.

2. Toma un vaso de agua al despertar: Te ayuda a hidratarte y a levantarte.

3. Desarrolla un mantra por la mañana: Repite unas palabras que te ayuden y te motiven, ejemplo: “quiero sentirme bien”  o “si no voy no llegaré a mi objetivo”

4. Ejercítate con una amiga: si sabes que quedaste con ella, la responsabilidad es mayor. No existe mayor motivación que saber que tu amiga te espera en el gym.