Christopher Flowers

Si alguna vez has tenido que llevar una dieta, sabrás que resistirse a los antojitos puede ser una labor complicada. Es por ello que los “Cheat Days” son populares entre aquellos a los que su amor por la comida no conoce límites.

Se trata de un día a la semana en el que puedes desviarte de la dieta sin preocupación alguna. Es EL día en el que puedes cumplir ese antojo que se te quedó durante la semana.

Por un día, no pasa nada, ¿o sí?

Cuando quieres bajar de peso, llega un punto en el que te estancas y no puedes bajar ni un gramo, por más que comas lechuga como conejo y te pases horas en el gym. Esto es porque tu metabolismo ya se acostumbró a la cantidad de energía que le estás dando con dieta y se ajusta para equilibrarla con tus actividades, alentándose y extrayendo hasta la última caloría de esa lechuga. ¡Sorprende a tu metabolismo con un “Cheat Day” para que no se ponga cómodo y se acelere!

Comer diario lo mismo puede ser aburrido y monótono. Un “Cheat Day” te permite apegarte mejor a tu dieta, pues esos antojos que te surjan serán menos tentadores sabiendo que sí lo podrás comer al final de la semana. Ello te motivará a seguir cumpliendo cabalmente con la dieta, en lugar de llegar a un punto de quiebre y atascarte en un momento de estrés/ansiedad.

Hay que ser cuidadosas con los “Cheat Days”. No pienses: “Hoy puedo comer absolutamente TODO lo que se me antoje.” Ello sólo va a provocar que comas compulsivamente todo aquello que no deberías, que está lleno de calorías vacías. Así, al final del día, podrías estar llegando a consumir hasta el doble de calorías de las que estás acostumbrada.

Además, si tu adicción a la comida chatarra es grave, un “Cheat Day” no es buena idea al inicio de tu dieta. Toma 21 días el adquirir un nuevo hábito y ese día podría deshacer tu progreso.

Piénsalo más como un día para darte un gustito, no para destramparte. En lugar de comerte una caja de galletas y bajártela con un frappé grande con crema batida, cómete dos con una taza de americano sin azúcar y con leche light. También realiza actividad física o ejercicio en forma ese día para compensar. De este modo, le sacarás el máximo partido a tu “Cheat Day”.