IMaxTree

Se dice que son malos para la salud, que engordan, que hacen daño, pero ¿esto es real? Tal vez los refrescos no sean la bebida más saludable, pero al parecer tampoco son tan malos como pensábamos.

La ANPRAC —Asociación Nacional de Productos de Refrescos y Aguas Carbonatadas— compartió con nosotros algunos datos que demuestran que los refrescos no son tan malos como creíamos.

  • Aunque se dice que son sumamente engordadores, los refrescos únicamente aportan el 5% de la ingesta calórica diaria.
  • Las calorías no son todas iguales. Las del refresco aportan 4 Kcal por gramo, las de la grasa 9 kcal/g y las de el alcohol 7Kcal/g.
  • En promedio, un mexicano consume 400 ml. de refresco al día.
  • México no es el primer país del mundo en consumo de refresco como se ha dicho, sino Estados Unidos, México está en cuarto lugar mundial, por debajo de Argentina y Chile.

  • Como apoyo a la promoción de un estilo de vida saludable, no se venden refrescos en escuelas y la publicidad no puede ir dirigida a niños menores de 12 años de edad.
  • Los refrescos solían venderse como remedios para enfermedades como: la ansiedad, la hipertensión, la indigestión  y el cansancio extremo. En la actualidad se sigue creyendo que un refresco de cola quita el dolor estomacal y ayuda a regular la presión arterial.
  • La diabetes no es causada por el alto consumo de azúcar, sino porque la insulina, que es una hormona producida por en el páncreas, no es capaz de metabolizar la glucosa.
  • Las factores de riesgo para padecer diabetes son: obesidad, acumulación de grasa abdominal e inactividad física.
  • El refresco como tal no es malo, siempre y cuando se lleve una dieta balanceada a base de frutas, verduras, proteínas, baja en grasas saturadas y colesterol.