MAI/REX/Shutterstock

En Estados Unidos, es común que los presidentes y militares tengan un perro entrenado por el ejército. Especialmente cuando necesitan una ayuda extra. Y es que estas mascotas son enseñados, desde muy pequeños, a responder a las necesidades de sus dueños, sin perder su lado tierno y juguetón. George W. Bush, que falleció el viernes pasado, vivió sus últimos meses acompañado por Sully, un labrador de dos años que sus allegados han descrito como noble, lleno de energía y muy obediente.

Lee: Según estudio, es mejor dormir junto a un perrito que a un hombre

Gracias a su entrenamiento, el cachorro es capaz de abrir las puertas, picar botones de emergencia y pasar objetos a su dueño, como el control de la tele o el teléfono. Ahora, gracias a su gran inteligencia y sus capacidades, trabajará como un mascota de servicio, acompañando a los soldados heridos y en recuperación.

Sully tiene su propia cuenta de Instagram, y es tan tierno que en poco tiempo ha logrado juntar más de 200,000 seguidores. Estas son sus fotos más adorables.

Lee: Netflix lanzará un documental de perritos que te hará llorar