Dvora/Shutterstock

La subjetividad está en nuestra naturaleza. Pero el texting aumenta las diferentes interpretaciones que podemos hacer de un simple mensaje. Digamos que para alguien, recibir un emoji de guiño podría ser creepy, mientras para la otra parte es de lo más normal. Ni hablar de los “ok” que pueden leerse como groseros cuando simplemente es una forma de mostrar acuerdo.

Lee: Tips para enamorar a tu crush desde la primera cita

También está el problema de las “reglas” para enviar mensajes. Tenemos la idea de que enviar mensajes largos muestra desesperación, queremos ocultar nuestro interés para no vernos “urgidos”. Entonces, cuando dos personas apenas están conociéndose y en las primeras citas, texting es un asunto complicado. Un estudio de Spark Networks reveló que el texting hace las relaciones 58% más confusas.

Por tanto, la química textual es un aspecto clave para lograr una relación a largo plazo. Lo cual confirma la doctora en psicología, Dr. Goali Saedi, quien asegura que la mensajería instantánea hace al dating más problemático porque los estilos de comunicación al escribir son distintos para todos y nadie trabaja con una guía específica de qué enviar y qué no.

Lee: ¿Qué le dice tu forma de vestir a tu date?

La autora de The Social Media Workbook for Teens indica que los tiempos de respuesta crean problemas. Cuando la conversarción es entre amigos, ya identificamos quién responde rápido y quien no, pero si es algo amoroso, hay más expectativas. Es el vínculo romántico lo que genera más ilusiones respecto a lo que esperamos de la otra persona (atención) y causa frustración. Así el texting “puede sesgar cómo las personas se relacionan por las discrepancias”, comentó Dr. Goali Saedi.

7 de cada 10 millennials prefieren enviar mensajes que tener una conversación en persona, reveló una encuesta de LivePerson Inc.  Así que tenemos que dejar de dar tantas interpretaciones a un mensaje (o un emoji). Incluso, jugar a ser “hard to get” no llevará a ningún lugar. Solo a que piensen que no tienes interés y que esas dates no lleguen a más. Aunque a veces no haya tanta “química textual” con esa persona, no significa que la relación no tiene futuro. No dejes que el hecho de que no te guste su estilo en WhatsApp o iMessage, te quite la oportunidad de conocer a alguien increíble en persona.