Cortesía Getty Images

En un chick flick siempre está el momento de la ruptura. Así nuestro corazón se rompe junto con el de los protagonistas, solo para mostrarnos después que “el amor lo puede todo”. Entonces terminan con la vida amorosa de ensueño. Believe it or not, lo mismo pasó con Kate y el príncipe William, quienes rompieron durante unas holidays.

Lee: El único juguete que William y Kate no dejan que Charlotte y George tengan

¿El detonador? La esperada fiesta de Año Nuevo. En 2006 la familia Middleton invitó a William a festejar con ellos, él aceptó. Pero después canceló porque es una obligación familiar pasar las fiestas con la Reina Isabel en Sandringham. Aunque tenían cuatro años como pareja, Kate no podía asistir con ellos porque no estaban casados.

Getty Images

Para esto, la pareja ya tenía un poco de tensión por su relación a larga distancia. William en sus deberes militares, mientras la ahora duquesa, estaba en Londres. Entonces el conflicto de Año Nuevo explotó los demás problemas que tenían el príncipe y Kate, causando una ruptura.

Durante la entrevista a UK Press Association donde anunciaron formalmente su compromiso, William reveló que sí hubo un tiempo que terminaron. “En ese tiempo en particular, sí nos separamos por un momento“, comentó el heredero al trono.

Lee: ¿Necesitas trabajo? ¡Kate, William y Harry te están buscando!

“Éramos muy jóvenes (…) tratábamos de encontrar nuestro camino y estábamos creciendo. Entonces fue como darnos un poco de espacio y funcionó para mejorar”, explicó William al respecto.

Para comprobar que darse un tiempo, a veces, es lo más sano, después de separarse, los duques de Cambridge ganaron madurez y formaron una relación más fuerte. Como sabemos, en 2011 el fairy tale se cumplió con una boda real y ahora son una de las familias más Instagram perfect que hemos visto.