Shutterstock

Todos sabemos que el príncipe Louis fue bautizado el día de ayer y entre todos los datos curiosos que conocimos el que más nos intrigó a todos fue que el sitio web de la Casa Real Inglesa compartió que los invitados comieron el mismo pastel de bodas de la boda de los Duques de hace ¡siete años!

Lee: El pastel de bautizo del Príncipe Louis fue horneado hace 7 años

De acuerdo al comunicado, el pastel fue diseñado por Fiona Cairns y consistía en 17 fruit cakes individuales que formaron 8 niveles. El pastel estaba decorado con crema y betún blanco y 900 flores y hojas individuales de 17 distintas variedades. Una guirnalda alrededor del pastel evocaba las que adornan el Salón de Retratos del Palacio de Buckingham que fue donde el pastel estuvo exhibido durante la boda.

Shutterstock

Para todos aquellos que han recibido un fruitcake en Navidad, saben que su tiempo de vida es extraordinariamente largo, esto se debe a la cantidad de alcohol que lleva en su proceso, lo cual previene la formación de moho y mata a las bacterias. Por eso es que pudieron comerlo sin problema, ya que el pastel fue conservado perfectamente.

Lee: La ausencia de la Reina, el chiste de Kate, y todo lo que debes saber del bautizo del Príncipe Louis

Aunque hubieron varias reacciones sobre comer un pastel tan viejo y el peligro que pudiera representar, la realidad es que no hubo ninguno, sobre todo si se toma en cuenta que los miembros de la familia real tienen estrictas restricciones alimentarias para prevenir enfermedades gastrointestinales.

De cualquier manera, muchos aplaudieron que la Casa Real se uniera a la tradición inglesa que indica que el pastel de bodas debe ser guardado para comerlo en el bautizo del primer hijo (en Estados Unidos se acostumbra comer el pastel en el primer aniversario). Para hacerlo, los expertos como Martha Stewart recomiendan una serie de pasos que incluyen: quitarle todos los adornos y decoraciones, enfriar el pastel para asegurar que el betún se mantenga firme, envolverlo en plástico adherible y colocarlo a su vez en un recipiente de plástico sellado para que no absorba olores en el congelador. La gurú de las bodas recomienda además elegir un pastel alto en grasa para que se conserve mejor. Para descongelarlo, sólo hay que moverlo al refrigerador por unas horas antes de comerlo.