Cortesía de la marca

Las hamburguesas y los hot-dogs de Shake Shack –que se han vuelto un imán de turistas en todas las ciudades en las que el establecimiento tiene sucursales– llegarán a México en 2019. La marca, que inició en 2004 como un puesto en Madison Square Park, fue un éxito rotundo al grado de ser una empresa que al día de hoy cotiza en la Bolsa de Nueva York.

En alianza con Grupo Toks, subsidiaria de Grupo Gigante, Shake Shack abrirá su primera tienda en Latinoamérica en la Ciudad de México. De este modo, algunas de sus creaciones más icónicas –que incluyen la mismísima ShackBurger, el Shack-cago Dog, las clásicas crinkle-cut fries, cerveza, vino y frozen custard– se servirán por primera vez en nuestro país. La capital mexicana se une a una lista de más de 170 ubicaciones en Estados Unidos y 60 establecimientos internacionales localizados en ciudades como Londres, Hong Kong, Tokyo, Moscú y Seúl, entre otras.

Cortesía de la marca

Esta apertura es sólo el primer paso de un plan de expansión más ambicioso que incluirá a otras ciudades de México, según declaró Juan Carlos Alverde Losada, CEO de Grupo Toks.

 

Manteniéndose fiel a la misión de la marca –“Stand for Something Good”–, Shake Shack México piensa trabajar con proveedores y productores locales y así crear un Shack único en su clase para la comunidad de la Ciudad de México.

Cortesía de la marca