Michael Discenza

Si estás tratando de conservar la línea durante estas fechas de comilonas interminables, debemos cuidar de no bebernos las calorías.

Un gramo de azúcar, al igual que uno de proteína, nos aporta únicamente 4 calorías. Por otro lado, un gramo de grasa nos aporta 9, mientras que uno de alcohol aporta 7 calorías. Sin embargo, el azúcar, la proteína y la grasa tienen una función en el cuerpo.

Lee: 5 cocteles que te ayudan a ligar

El alcohol no. ¿Qué va a hacer tu cuerpo con esas 7 calorías por gramo de esa copita de vino que te estás tomando? Lo va a convertir en algo que le sirva y, como la gasolina del cuerpo es la glucosa, lo convertirá en un azúcar de 7 calorías. ¡Casi lo doble!

Aquí te comparto unos tips para elegir qué beber en estas épocas:

Elige licores con pocos grados de alcohol

Entre más concentrado esté el alcohol en una bebida, más densidad calórica tendrá en poco volumen. Es decir, un simple caballito de tequila aporta casi lo mismo que una copa de vino o que una botella normal de cerveza.

Lee: 15 celebs que nunca consumen alcohol

Limita la cantidad de copas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que de bebidas alcohólicas no consumamos más de dos copas de vino (o su equivalente) por semana. Sin embargo, en época de fiestas podemos llegar a tener la semana completa con eventos sociales: cenas, comidas, etc. Elige sólo beber en uno o dos y no te sirvas más de dos copas por ocasión.

iStock

Lee: La reina Isabel II encontró la fuente de la juventud: ¡el alcohol!

Ojo con tus mezcladores

Si, a pesar de sus beneficios cardiovasculares, la cerveza, el whiskey solo y el vino no son lo tuyo, puedes prepararte un coctel. Si vas a tomar whiskey con algo, procura que sea agua mineral. No uses agua tónica, pues ésta sí contiene azúcar. Igualmente, si lo tuyo son las cubas y las palomas, prepáratelas con refresco light. Nada más que cuidado de consumirlas con el estómago vacío, pues al no tener necesidad de digerir azúcar de refresco, el alcohol se absorbe más rápido y se te sube peor que con refresco normal.

 

Foto: Adam Jaime