Cortesía Periodic

Sabemos que eres inteligente y que te interesan los acontecimientos más importantes que pasan en el mundo, pero que muchas veces no te da tiempo de seguir las noticias como te gustaría. Por eso, InStyle se unió a Periodic (un medio que explica las noticias todas las mañanas de una manera inteligente y amigable a través de un newsletter) para contarte lo que necesitas saber sobre los temas actuales más relevantes. En esta colaboración, Periodic te cuenta de la preocupante crisis de derechos humanos que hay en Nicaragua en la que más de 300 personas (en su mayoría estudiantes) han muerto reprimidas por el gobierno o fuerzas aliadas a ellos.

¿Qué pasó?

Nicaragua lleva más de cuatro meses de protestas que han sido violentamente reprimidas por el gobierno del presidente Daniel Ortega. Todo empezó el 18 de abril de 2018, cuando la población se manifestó en contra de una nueva reforma del seguro social. El gobierno respondió a estas protestas con una violencia brutal por parte de la policía, el ejército y grupos paramilitares, dejando decenas de muertos, en su mayoría estudiantes. Días después, Ortega canceló la reforma, pero la violencia ha hecho que la gente exija que Ortega deje el poder. El presidente se ha negado a adelantar las elecciones y ha repetido que se quedará en el poder hasta 2021. ¿El resultado? Más de 300 muertos, más de 2000 heridos y alrededor de 400 presos políticos.

Cortesía Periodic

Cuéntame más

La situación es tan preocupante, que en agosto, la ONU (tras enviar a una misión para analizar los acontecimientos) publicó un informe en el que acusa al gobierno de Nicaragua de graves violaciones a los derechos humanos de sus ciudadanos, que incluyen ejecuciones extrajudiciales, torturas, violaciones incluso con rifles, quemaduras, intentos de estrangulación y golpizas, entre otros. Una semana después del informe, el gobierno de Nicaragua expulsó a la misión de la ONU. Pero la ONU no es la única organización que ha alzado la voz sobre lo que está pasando en Nicaragua. Amnistía Internacional –quien también ha investigado las violaciones a los derechos humanos en el país- documentó un ataque con armas de fuego contra estudiantes en la Universidad Nacional de Ingeniería por parte de grupos parapoliciales y luego por policías. Además, policías dispararon contra civiles en una gasolinera y el cuerpo de Keller Pérez Duarte, un estudiante que participó en las protestas, fue encontrado con marcas de tortura: con quemaduras, las piernas rotas y sin dientes. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos también concluyó que “hubo graves violaciones de derechos humanos […] caracterizadas por el uso excesivo de la fuerza por parte de cuerpos de seguridad del Estado” y averigua “torturas”, “agresiones de estudiantes” y “ejecuciones extrajudiciales”. ¿Por ejemplo? Una familia de dos adultos y dos niños murió calcinada después de que grupos “parapoliciales” incendiaran su casa. ¿La razón? La familia se negó a abrirles la puerta para que un grupo de francotiradores atacara gente desde su techo.

¿Se ve una salida a la crisis?

Por lo pronto, no. El gobierno de Ortega continúa persiguiendo a sus opositores. Apenas el mes pasado encarceló a al menos 32 de ellos en un fin de semana, según reportó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. Lo único que han hecho es salir a las calles a protestar, pero en muchos casos el gobierno los acusa de terrorismo. Sus familiares tienen miedo de que los estén torturando en la cárcel, pues no se les permite comunicarse con ellos. Muchos nicaragüenses han huido de su país desde entonces a lugares como Costa Rica, pero ahora Ortega está pidiéndole a Costa Rica una lista de quienes han pedido refugio para poder “procesarlos judicialmente”.

Cortesía Periodic

Suscríbete a Periodic para recibir las noticias que necesitas saber todas las mañanas aquí.