Más de lo que crees, según información de une estudio, el 40% de los adolescentes que consumen bebidas energéticas han experimentado efectos adversos.

Aunque las bebidas energéticas son muy populares, sobre todo entre jóvenes, la realidad es que hacen más daño de lo que pueden llegar a beneficiar. Un nuevo estudio realizado en la Universidad de Chapman en Estados Unidos, reveló que muchos de los adolescentes que suelen beber este tipo de bebidas, experimentan efectos adversos. El estudio reunió datos sobre la frecuencia con la que los jóvenes las beben, cuánto tiempo llevan tomándolas y sus marcas favoritas.

Lee: Melania Trump incluye chocolate, refresco y helado en su dieta

El estudio tomó a 192 adolescentes de entre 13 y 19 años de edad que han ido a parar a emergencias por algún padecimiento, cada paciente llenó un formulario sobre su consumo personal de bebidas energéticas.
Los investigadores descubrieron que más del 40% de los participantes que habían tomado bebidas energéticas experimentaron por lo menos uno de sus efectos adversos, siendo insomnio, palpitaciones, dolor abdominal, náuseas, vómito, diarrea, dolor de cabeza y pecho y dificultad para respirar, los padecimientos más comunes. La mayoría de los malestares desaparecieron solos, pero a algunos adolescentes los pusieron en peligro mortal.

Lee: Mitos y realidades sobre las bebidas deportivas

También se descubrió a través de este estudio que el 15 por ciento de los participantes combinan bebidas alcohólicas con bebidas energéticas, mientras que el nueve por ciento las combinan con drogas como cocaína y metanfetaminas. Sorpresivamente, gran parte de los adolescentes parecen creer que las bebidas energéticas son saludables y buenas para peder peso.

Lee: La verdad sobre los principales mitos de las “Perlas Negras”

¿Tu qué piensas de las bebidas energéticas, sueles tomarlas?