Según información de un estudio, soplarle a a las velitas del pastel incrementa las bacterias que hay en él en un mil 400 por ciento, lo cual es verdaderamente asqueroso, especialmente si eres de esas personas con fobia a los gérmenes.

Aunque es uno de los mejores momentos del festejo cumpleañero y toda una tradición en el mundo, es bastante sucio. El estudio fue realizado por profesores de seguridad alimentaria de la Universidad Clemson y examinó el potencial de propagación de bacterias cuando le soplamos a las velas de un pastel.

Los investigadores encontraron que soplarle a las velitas sobre una cobertura cremosa aumentó las bacterias del pastel en mil 400% comparando con un pastel al que no se le sopló, concluyendo que es probable que la persona que le sopla a las velas transfiera de manera oral sus bacterias y microorganismos a las personas que comen del pastel. Si todavía no te resulta asqueroso, los investigadores también descubrieron que, aunque hay gente que al soplar no deja bacterias, hay personas que son muy generosas y dejan más bacterias de lo normal.

A pesar de la repartición de bacterias, los investigadores aseguraron que no es preocupante ya que la probabilidad de enfermarse es mínima, así que, mientas el festejado no esté notablemente enfermo, soplarle a las velitas del pastel sigue siendo seguro. ¡A seguir celebrando!